Historial de legisladores afectados

08/29/2008 |

No son todos los que están ni están todos los que son.

En 40 años, casi una treintena de legisladores cometieron actos que los forzaron a renunciar, acabaron con su carrera política o inclusive los llevaron tras las rejas.

La recapitulación de casos hechos por PRIMERA HORA, a raíz de la situación que confronta el senador estadista Jorge De Castro Font, que hasta ayer no había sido acusado de nada, recoge los de varios legisladores que se vieron forzados a renunciar a sus escaños en medio de controversias que pusieron en tela de juicio su conducta. Algunos terminaron en la cárcel, otros salieron del Capitolio sin ser nunca acusados formalmente en los tribunales.

Curiosamente, la vicepresidencia en ambos cuerpos legislativos, al parecer, tiene un maleficio, con un récord de cinco casos.

El más significativo fue el del ex vicepresidente senatorial Nicolás Nogueras, a quien el liderato del Partido Nuevo Progresista (PNP) le mandó a cortar la cabeza y la víspera en que el Senado lo expulsaría fue arrestado por los federales, que lo esposaron en su residencia del Condado en una demostración de fuerza a la que se había “invitado” a la prensa, lo que marcó un precedente. Pero, Nogueras quedó en libertad de inmediato.

El ex vicepresidente del Senado Miguel Deynes Soto, popular, perdió su título de abogado al dejar el escaño por uso de fondos públicos para el pago de una niñera. Mientras, el ya fallecido ex vicepresidente senatorial Aníbal Marrero Pérez, penepé, se vio obligado a renunciar en medio de un escándalo de supuesta venta de influencias, aunque luego de abandonar el Senado no hubo acusaciones formales en su contra.

El otrora vicepresidente cameral José Granados Navedo se vio forzado a renunciar en 1999, tocado por el escándalo del Instituto del Sida y su revelación de que recibió $100 mil en una caja de zapatos. Pocos años después fue involucrado en el escándalo del Superacueducto y se convirtió en colaborador de los federales, lo que redujo su pena de cárcel, que expira en mayo de 2009. Más recientemente, el actual vicepresidente cameral, Epifanio Jiménez, hijo, se vio involucrado en el caso del presunto narcotraficante asesinado José Luis “Coquito” López, en el que también figuraron sus correligionarios senadores Héctor Martínez y Lornna Soto.

El ex presidente cameral Edison Misla Aldarondo, también penepé, renunció al escaño ya en minoría. Cumplió cárcel federal por delitos relacionados con la venta fraudulenta del Hospital de Manatí y ahora está preso en la jurisdicción estatal por un caso de agresión sexual a una hijastra.

También se convirtió en colaborador de los federales el ex senador penepé Freddy Valentín y cumplió cárcel por cargos de conspiración y extorsión a contratistas de proyectos en el área oeste.

El fenecido ex representante penepé Antonio Sagardía Sánchez se convirtió, en la década del 70, en el primer legislador forzado a renunciar en medio de lo que se conoció como “el escándalo de las discotecas”, que se alega fue una trampa de líderes del PNP. Pero, fue juzgado y encontrado culpable, aunque se le eximió de ir preso.

Mientras, en el 2000, el ex senador penepé Víctor “El Búho” Marrero Padilla, se convirtió en el primer legislador en funciones en ir preso, a causa de delitos de apropiación ilegal.

Fueron encarcelados después de tener que renunciar a sus escaños el ex representante popular Fernando Tonos y el fenecido ex representante penepé Jorge Navarro Alicea.

También renunciaron al escaño por actuaciones que los ponían en entredicho el ex representante penepé Gilberto Moreno y su correligionario ex senador Rolando Silva, acusado por el uso indebido de personal y material público para fines privados, condenado a un año de cárcel pero indultado de inmediato por Pedro Rosselló.

Hay que añadir a seis ex legisladores populares que no concluyeron sus términos, pero cuyas actuaciones les impidieron la reelección al ser sancionados por la justicia. En el grupo, con la excepción de la ex senadora Elsie Calderón, quien fue absuelta, figuran los ex senadores Mariano Ríos, ya fallecido, por el caso de Career Index; Joaquín Peña Peña, Américo Martínez y Edgardo Rosario Burgos, este último por el caso del Instituto del Sida. Además, el ex representante popular José Miguel del Valle.

En 1996 el ex presidente cameral José Ronaldo Jarabo perdió en primarias, su imagen afectada por el lío judicial que tuvo con una ex reina de belleza.

Otras casos, del 2000 para acá, incluyen a la ex senadora popular Maribel Rodríguez y su correligionaria ex representante Álida Arizmendi que renunciaron ante señalamientos éticos que se cayeron en los tribunales. También renunció bajo presión el ex representante penepé José Luis “Nuno” López, vinculado al caso de Misla, aunque ahora aspira otra vez a un escaño. El ex representante penepé Norberto Nieves fue encarcelado por apropiación y falsificación de documentos. Y, haberle pagado a un anciano le costó la reelección al ex senador popular Julito Rodríguez.