Impune muerte de naturópata

11/01/2012 |
Mañana, 2 de noviembre, se cumple un año del día en que el reconocido naturópata Carlos Iglesias fue asesinado frente a su negocio Centro Salud Natura en Bayamón.

Mañana, 2 de noviembre, se cumple un año del día en que el reconocido naturópata Carlos Iglesias, de 63 años, fue asesinado frente a su negocio Centro Salud Natura, en la avenida Magnolia, en Bayamón.

Iglesias recibió un disparo mortal y su cuerpo quedó tendido boca abajo sobre un jardín frente a su negocio.

Lo que se sabe del asesino es que huyó del lugar en una guagua oscura, con dirección a la PR-167.

Han pasado 365 días y el crimen sigue sin esclarecerse, muy a pesar del gremio al que perteneció.

“Continuamos preocupados porque el crimen continúa sin tener un esclarecimiento. Verdaderamente no sabemos nada de lo que allí aconteció y eso causa frustración e impotencia. Esperamos que Justicia siga investigando”, dijo el presidente de la Unión de Naturópatas de Puerto Rico, Américo Angleró.

Iglesias, nacido en España, llegó a Puerto Rico y se estableció inicialmente en San Lorenzo. Poco a poco comenzó a ser reconocido en el ámbito de la naturopatía.

Iglesias fue ejecutado frente a su esposa, Damaris Maldonado, quien estaba cerrando la puerta del negocio cuando el hombre le preguntó a su esposo si era quien vendía pastillas y productos naturales.

Acto seguido, le disparó a quemarropa. En la escena se ocuparon 12 casquillos de bala.

hermetismo policial

En la Policía, el capitán Rafael Rosa, director de Homicidios de Bayamón, aseguró que “en su momento se radicará” el caso del naturópata Iglesias. Hay tres agentes encargados de la pesquisa.

¿Hay un móvil identificado para este crimen?

No voy a comentar sobre el móvil ni de los detalles de la investigación.

Por su parte, el presidente de la Junta Examinadora de la Naturopatía, Jorge L. Cabán, dijo que a un año de la muerte de Iglesias todavía le sorprende al gremio lo acontecido, pues nunca se le vio en negocios turbios.

“Iglesias fue uno de los pioneros de la naturopatía en Puerto Rico. Era alguien bien preparado y muy querido por todos nosotros”, aseguró Cabán.

Esfuerzos inconclusos

A un mes de ocurridos los hechos, la esposa del naturópata acudió al Cuartel General, en Hato Rey, donde fue entrevistada por una bocetista.

No obstante, la mujer no pudo brindar demasiados detalles como para que las autoridades elaboraran un boceto.