Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

La balanza tira para un la’o

Por Femmy Irizarry Álvarez 03/07/2018 |11:45 p.m.
En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el gobierno busca reducir la brecha salarial entre géneros.
Aunque se han logrado avances importantes, todavía falta mucho por recorrer para que el trabajo de la mujer sea remunerado justamente.  

Ellos ganan más, no es un secreto. Pero, ¿qué esfuerzos se hacen en la Isla para lograr la igualdad salarial entre géneros?

A un año de la aprobación de la Ley de Igualdad Salarial de Puerto Rico, hoy comienza la Unidad Antidiscrimen del Departamento del Trabajo (DT) a “recibir querellas específicamente de personas que sientan que están siendo discriminadas salarialmente”, dijo el titular de la agencia, Carlos Saavedra Gutiérrez. 

Ayer, precisamente,  venció el período para  que  los patronos “autoevaluaran la forma en que ellos pagan los salarios para determinar si en efecto en su empresa está ocurriendo el discrimen salarial”, indicó el funcionario. 

“Estamos en un momento de cambio de paradigma y como todo estatuto nuevo va a estar sujeto a interpretaciones…Ya existían estatutos que prohibían el discrimen por sexo, pero no había uno que específicamente estableciera la pauta para establecer el discrimen salarial”, agregó Saavedra Gutiérrez.

El funcionario indicó que el lunes próximo firmará un acuerdo con la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) para que los que quieran presentar una querella, además de en el DT, también acudan a esa agencia.

Saavedra Gutiérrez aseguró que esas querellas tendrán prioridad, sin desatender las otras que están allí.

“Una de las cosas nuevas que prohíbe esta ley es que el patrono en la entrevista de empleo indague sobre el historial de sueldo”, dijo el titular del DT. 

Datos de la OMP apuntan a que para el 2009, la mediana del ingreso de las mujeres puertorriqueñas fue de $36,877,  mientras que la de los hombres fue de $47,905.

Esa brecha salarial disminuyó en el 2010, cuando la mediana del ingreso de las mujeres fue de $39,931, mientras que la de los hombres alcanzó los $47,715. Estas cifras apuntan a una diferencia de $8,000 anuales. 

“Sí, tenemos mucho que mejorar y mucho que adelantar; todavía hay mucha desigualdad salarial”, dijo la procuradora auxiliar de la OPM, Carmen Lebrón González, tras destacar que emprende esfuerzos educativos para reducir y eliminar esa diferencia en el salario.

Para el secretario del Trabajo se trata de un, “discrimen  invisible... porque  muchas veces no sabes que está ocurriendo;  no sabes necesariamente cuánto gana un compañero de trabajo”.

Según el informe de Participación de la Mujer en la Fuerza Laboral del DT, para el 2016 el número de mujeres empleadas fue de 434,000, o un 44% del empleo total.

En ese mismo año, 97,000  féminas encabezaban la fuente de ingreso al hogar.

Para el 2015, las mujeres desempleadas tenían una mediana de escolaridad de 13.3 grados, lo que supera la escolaridad promedio del hombre desempleado (12.8).

Por su parte, Ruth Arroyo, vocera de la Coalición 8 de marzo, estimó la brecha salarial entre hombre y mujer, como en un 20%.

La licenciada, que analizó varios estudios sobre el tema, mencionó -en cuanto a la escolaridad- que el promedio es mayor entre mujeres que hombres, “pero cuando ves la masa de empleo y del salario sigue habiendo disparidad en contra la mujer”.

Arroyo también enumeró la disparidad en el pago del salario mínimo y cómo la mujer sigue siendo la más afectada.

“En Puerto Rico la diferencia entre el salario mínimo y el salario medio es mucho más pequeño, tanto para hombres como para las mujeres”, sostuvo. 

Aquí, indicó, la gente aquí está ganando mucho menos, “porque la media del salario en otros países es un poco más alta y la diferencia entre su salario mínimo y la media de salario es mayor, pero en Puerto Rico eso se contrae y la mujer se afecta más”. 

También la abogada alertó sobre  el  autoempleo, donde  “estamos viendo cada vez más que se está desplazando la figura del empleo asalariado, de la persona que tiene el empleo permanente... Cada vez más se presenta la figura de que ‘te voy a dar un contrato por servicio’”.

Sostuvo que “muchas veces detrás de un contrato por servicios se esconde un asalariado precario, porque no le tienen que pagar una serie de compensaciones que se le paga en uno asalariado”.

“Cuando se habla de un contrato por servicios estamos hablando de un trabajo precario”, aceptó.

La abogada mencionó que las políticas de austeridad que  implanta el Gobierno, incluyendo la reforma laboral, provoca que muchas mujeres cambien de empleo a otro “mucho más inestable” y pierdan sus derechos “porque han creado una legislación... solamente para pagar la deuda y a los bonistas”.

Sentenció que “esas medidas no mejoran la economía”.

Arroyo dijo que urge “buscar políticas públicas para incorporar a las  mujeres en medios productivos que sean valorables” y educar desde edad temprana.

Agregó que “hay necesidad de que haya mujeres en posiciones de definir política pública, que vean el asunto de género como uno importante para definir la política pública”.

Actividades de hoy

La Coalición 8 de Marzo, que reúne a más de 40 organizaciones, tiene una serie de actividades hoy  bajo el lema “Paramos para construir otra vida”. En una se invita a todas las mujeres y personas solidarias  a que paren  labores de 11:00  a.m. a 12:00 p.m.

Luego harán una marcha que saldrá a las 3:00 p.m. del Departamento del Trabajo en Hato Rey hasta la Milla de Oro.

Mientras, la Oficina de la Procuradora de la Mujer, tiene otra actividad a las 10:00 a.m., en el Colegio de Farmacéuticos en Hato Rey.

Allí homenajearán a un grupo de mujeres, entre ellas a Maricarmen González, primera mecánica del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico.

Regresa a la portada