La UPR celebra la derogación de la cuota

01/27/2013 |04:45 p.m.
El presidente del Consejo General de Estudiantes de la UPR indicó que la determinación de la Junta de Síndicos de derogar la cuota representa “un gran triunfo en la lucha”.

El presidente del Consejo General de Estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras, Álvaro Moreno, indicó, hoy domingo, que la determinación de la Junta de Síndicos de derogar la cuota de estabilización de $800, a partir del próximo año fiscal, representa “un gran triunfo en la lucha” que libró el sector estudiantil desde que se impuso la misma en el 2010, bajo la administración de Luis Fortuño.

Acompañado por otros miembros de la comunidad universitaria, y frente a la emblemática torre del Recinto de Río Piedras, Moreno expresó que su eliminación “pone en manifiesto que la cuota nunca fue necesaria y que desde hace mucho tiempo era posible eliminarla”.

“Tan reciente como hace tres meses la representación estudiantil del Consejo de Estudiantes en la Junta Universitaria, estuvo pidiéndole al señor presidente de la UPR y a la Junta de Síndicos que evaluara la posibilidad de eliminar la cuota, debido a que el entonces gobernador Luis Fortuño había anunciado que iba a aumentar $52 millones los fondos de la UPR”, recordó el líder estudiantil.

A través de un comunicado de prensa, Nilsa I. Maldonado Maldonado, del consejo estudiantil del Recinto de Utuado señaló, por su parte,´ que la cuota debía ser eliminada en algu´n momento pues cuando se fijo´, no se estableció que era permanente.

 “La cuota fue impuesta ya que la UPR teni´a un de´ficit presupuestario que se preve´ que sea superado el pro´ximo an~o fiscal”, destaco´ Maldonado.

 El presidente de la Junta de Síndicos, Luis Berríos, hizo el anuncio ayer, sábado, tras aprobar de forma unánime la Certificación número 41 de 1012-2013, que deja sin efecto una orden previa que estipulaba que todo estudiante de la UPR tenía que pagar una cuota de $800, que se dividía en dos pagos de $400.

La decisión, según indicó en un comunicado de prensa, se basó en que el gobernador Alejandro García Padilla presentó una legislación encaminada a ampliar la base de la fórmula de financiación de la institución académica, a fin de viabilizar los fondos adicionales que habían sido excluidos de la misma.

 Por otro lado, Moreno informó que ya presentaron tres proyectos ante la Rama Legislativa y otro por entregar, siendo uno de ellos el que, de aprobarse, cambiaría la composición de la Junta de Síndicos con vías a que se pueda desarrollar una Reforma Universitaria efectiva.

De esta manera, la comunidad universitaria propone aumentar la representación docente y estudiantil en ese cuerpo. La Junta de Síndicos se compone de 17 miembros. De ese número, 14 son nombrados por el gobernador. De los tres restantes, dos son docentes y uno, estudiante.

 “Nosotros entendemos que la representación del interés público se puede mantener como una mayoritaria. Sin embargo, se debe aumentar la representación de la comunidad universitaria. Nuestra propuesta es que hayan siete miembros de la comunidad universitaria y 10 del interés público”, detalló Aníbal López, representante ante la Junta Universitaria.

“Uno de los reclamos de la comunidad universitaria es que la Junta de Síndicos no es un organismo representativo de la comunidad universitaria, y entendemos que se tiene que evaluar y tiene que ser cambiado”, agregó.

No obstante, esta recomendación, que también fue avalada por la representante estudiantil de Utuado, sería una temporal debido a que su sentir, según expresaron, es que se elimine ese organismo de la composición de la Universidad.

“La Junta de Síndicos, como organismo máximo de la Universidad de Puerto Rico, debe ser eliminada y sustituida por otro mecanismo, pero mientras tanto estamos proponiendo que se incluyan más síndicos de la comunidad universitaria dentro de esa Junta, para así poder desde adentro presentar un proyecto de una verdadera Reforma Universitaria”, sostuvo López.

“Sin embargo, en lo que la comunidad universitaria genera un consenso de cuál es el organismo que ellos entienden pertinente, y nosotros como universitarios lleguemos a unos acuerdos y unos consensos, entendemos que lo primero que hay que hacer es cambiar el balance de poderes”, afirmó.

López, además, catalogó la eliminación de la cuota como un intento por parte de la Junta de Síndicos y la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) de “comprar tiempo y quedarse”.

Dijo que de esa forma, mantendrían al sector estudiantil silenciado “para ellos mantenerse en el control”.

Las otras dos medidas presentadas son para derogar la ley que obligaba a emplear el voto electrónico en las asambleas y para restituir la base de la fórmula de financiación de la UPR, que se alteró como resultado de la Ley 7 de Emergencia Fiscal.

 Moreno indicó que este último es similar al anteproyecto que el pasado 18 de enero pasado, García Padilla envió al Capitolio a estos efectos.

La Universidad recibe el 9.6% de los ingresos que recibe el gobierno, pero con la Ley 7, la fórmula se alteró y quedaron eliminadas algunas fuentes del cómputo de la misma, lo cual causó una merma de más de $100 millones en los recursos de la institución.

 Los estudiantes también adelantaron que entregarán un proyecto para que el dinero destinado a la beca Thomas Rivera Schatz vaya directo al fondo de la Universidad y que, tal vez mediante la creación de un fideicomiso pueda ser utilizado para la creación de oportunidades de empleo que le brinden a los estudiantes beneficiados su primera experiencia profesional tras su graduación. 

Por otro lado, los líderes estudiantiles solicitaron a la administración universitaria la reconsideración de su posición en cuanto los alumnos que fueron expulsados de por vida durante la pasada huelga de 2010, que según mencionaron fluctúan entre los ocho y 10.