Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Le cambian la cara a los caseríos

Por Primerahora.com 05/23/2016 |00:00 a.m.
La propuesta combina viviendas asequibles para gente que recibe subsidios del gobierno federal y casas de alquiler privado para trabajadores, al precio que dicte el mercado (Suministrada)  
Atrás quedó el caserío tradicional para darle paso a un nuevo modelo

Son apartamentos ubicados y diseñados de forma tal que parecen proyectos privados dirigidos al sector de clase media en Puerto Rico. Pero no se equivoque, estos complejos residenciales son el nuevo modelo que seguirá el Gobierno para la construcción de vivienda en sustitución de algunos de los caseríos más conocidos de la zona metropolitana.

El secretario de la Vivienda, Alberto Lastra Power, explicó que los complejos integrarán en un mismo lugar  viviendas de renta subsidiada con casas de alquiler privado.

“Por primera vez estamos integrando programas federales y van a haber familias de diferentes ingresos viviendo en el mismo sitio. Estarán todos mezclados. Nadie va a saber bajo qué programa vive el vecino”, señaló.

 
Así será este nuevo caserío en Puerto Rico

Construirán las nuevas Gladiolas muy diferentes a como eran.


Este modelo reconfigura la utilización del espacio en la vivienda pública como la conocemos hoy, pues constará de bloques pequeños con accesos propios y áreas verdes, tendrá calles públicas y no habrá verja a vuelta redonda. 

“Los tres van a tener áreas comerciales donde se van a poder hacer supermercados, farmacias y tiendas que les den empleo a los residentes y al resto de la comunidad”, añadió Lastra Power.

Los primeros tres proyectos de este tipo se harán, a partir de este año, en los terrenos de los antiguos residenciales públicos Las Gladiolas y Puerta de Tierra, en San Juan, y José Gautier Benítez, en Caguas. 

La inversión de $166 millones que requieren provendrá del Departamento de Vivienda federal y de la empresa estadounidense McCormack Baron Salazar, que construirá y administrará los proyectos por un mínimo de 15 años. 

Regresa a la portada