Luego de que Primera Hora diera a conocer las precarias condiciones de la vivienda de madera de esta familia de siete integrantes, ubicada en el sector Recio del barrio Guardarraya de Patillas, la ayuda comenzó a llegar. ([email protected])  
Materiales de construcción para su casa, además de ropa y alimentos son varias de las cosas que han recibido.

La familia Rivera Pagán está próxima a ver mejoras en su hogar, luego de que varios individuos les regalaran materiales de construcción y el alcalde de Patillas, Norberto Soto, se comprometiera a poner la mano de obra con empleados municipales.

Luego de que Primera Hora diera a conocer las precarias condiciones de la vivienda de madera de esta familia de siete integrantes, ubicada en el sector Recio del barrio Guardarraya de Patillas, la ayuda comenzó a llegar.


“Me han donado bloques y materiales de construcción. Además, el alcalde vino a mi casa y se comprometió a darme materiales y enviar carpinteros de la alcaldía, tres días a la semana, para la mano de obra. Creo que la semana que entra, van a remover la piedra”, relató José Rivera de Jesús.

La enorme piedra a la que Rivera de Jesús hizo referencia le impidió culminar la construcción de la entrada de la casa hace varios años. Muchas veces pidió equipo para removerla y ahora parece que finalmente sucederá.

Rivera de Jesús, de 45 años, vive con su esposa Ofelia Pagán Rodríguez (43), y sus hijas Digna Limarie (25), Aida Adelina (24), Natacha Marie (22), Nashalee (19) y Marjorie (18).

“Mucha gente me ha llamado haciendo compromiso conmigo, me han traído ropa y alimentos, y algunos nos han mandado cartas con dinero”, detalló el hombre.

  

 
Familia de Patillas pide oportunidad para progresar

La familia Rivera Pagán vive en riesgo de que su residencia se desplome el cualquier momento.

No solo residentes de Patillas les han tendido la mano, sino gente de otros pueblos de la isla y de Estados Unidos. Un contratista se acercó interesado en ayudar con la parte eléctrica del hogar.

“Nos sentimos contentos de ver que el pueblo de Puerto Rico, siendo tan pequeño, cuando ve una necesidad con lo poco que tiene trata de ayudar”, expresó Rivera de Jesús. 

Esta familia no tiene ingresos actualmente, pues el padre está incapacitado para trabajar por diversas condiciones de salud, mientras la esposa e hijas estudiaron pero no han recibido oportunidades laborales. La vivienda, que lo único que tiene de cemento son dos cuartos, tiene la madera rota y podrida, y representa un peligro para la seguridad de estas personas.

Si usted desea ayudar a la familia Rivera Pagán, puede hacerlo comunicándose al (787) 554-0695 o escribiendo al correo electrónico [email protected]

Regresa a la portada