Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
Familias necesitadas reciben donativos recogidos en el 5K El Alfolí.

Decenas de familias de escasos recursos, de la tercera edad y con serias complicaciones de salud se han beneficiado del maratón 5K El Alfolí.

Y es que con dicha carrera se recaudan, durante el año, donativos de alimentos no perecederos, artículos del hogar, enseres, mobiliario, artículos de primera necesidad y aseo personal para distribuirlos entre familias toalteñas con necesidad económica o afecciones de salud.

La segunda edición del 5K El Alfolí, el cual es parte de una iniciativa de la Oficina de la Primera Dama de Toa Alta, Yaritza Rosario junto al alcalde Clemente “Chito” Agosto, se celebró el pasado 25 de febrero y como pago de inscripción a los corredores se les pidió un donativo.

“Trabajo hace varios años esta iniciativa, que se trata de un almacén para suplir a gente en necesidad, y dentro de las actividades que hacemos para abastecerlo, está la organización de maratones en coordinación con el productor del evento, Master Events Puerto Rico, y empleados de nuestra administración”, sostuvo Rosario de la carrera, cuyo recorrido se dio en el casco urbano y tuvo la participación de “200 corredores y caminantes comprometidos”.

De este reciente maratón, Rosario aclaró, “no todo el que donó, necesariamente corrió, sino muchas personas de la comunidad se quedaron como voluntarios para ayudar con el recogido y acomodo de donativos”.

Una vez acabó la carrera, los voluntarios pusieron manos a la obra, en lo que a la otra faceta de El Alfolí respecta, la entrega de alimentos.

“Ya hemos impactando varias familias. Entonces hoy (lunes, 13 de marzo) hicimos un escogido de personas de la tercera edad participantes del centro de envejecientes del Barrio Galateo”, dijo la Primera Dama toalteña.

Guillermina Rodríguez, Rafael Cedeño Alamo y Angel Luis Rosado Vázquez, residentes de Barrios Piñas y Quebrada Cruz fueron recibidos en la alcaldía por Rosario. El simpático trío recibió cajas que contenían dietas básicas para su alimentación en el desayuno, almuerzo y comida y productos de higiene.

Una comprita que, a juzgar por sus expresiones, les cayó muy bien.

“Bien nice! Y a mí, que tengo diabetes, mejor todavía”, dijo Guillermina.

Mientras que Ángel, el más parlachín del trío de ancianos, exclamó “la despensa está pelá, ya se me estaba acabando todo”.

Por su parte, Don Rafa aseguró que para él “ha sido una bendición”. A lo que ripostó, en seguida, Ángel: “dónde quiera está Dios”.

De otra parte, bajo este proyecto, también se movilizan a realizar entregas directamente en el hogar, para los casos más delicados como el de la familia de Edith Rivera González, quien reside en el sector Las Acerolas junto a su esposo Jose de Jesús Claudio.

“Mi esposo, lleva ocho años como paciente de diálisis. Además, sufre de otras complicaciones de salud como diabetes, alta presión, arrítmia, y es paciente de gangrena también”, indicó Edith visiblemente emocionada y con ojos llorosos.

Edith quien en su vejez se considera una “fajona” y está dispuesta “a trabajar en lo que sea” fue, según contó, empleada de mantenimiento por muchos años en hoteles. Y aun no se retira, ya que es el sustento de su casa.

“Por obligación tengo que trabajar, porque a él no le dan trabajo en ningún lado, pero no me pesa trabajar a la edad que tengo. Feliz y contenta. El sostén de la casa soy yo”, aseguró, quien es paciente de asma y cuando surge un empleo de varias horas a la semana, a través de las ayudas del Municipio, lo aprovecha, “porque ellos son los únicos que no me han discriminado la edad. ¡Gracias a Dios!”.

La casa, a la que su hijo mayor Rolando Santana tuvo que regresar, no es lo único que se les ha hecho pequeña a la familia. Así que cuando llegó la cajita de El Alfolí, “era necesaria, la alacena estaba vacía, o sea, que llegó justo a tiempo”, dijo Edith.

Mientras que Don José, más tímido, señaló que la compra fue algo “¡chévere, bienvenida!”.


La familia de Edith Rivera González, quien reside en el sector Las Acerolas, reaccionó agradecida con el donativo. (PARA EL NORTE / ALVIN J. BÁEZ)

Regresa a la portada

Tags

maratónToa Altacomida