Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Loíza en vías de ser área devastada

Por Maribel Hernández Pérez 09/11/2017 |00:00 a.m.
Gobernador indica que Canóvanas, Fajardo, Adjuntas y Orocovis también pudieran serlo
El gobernador Rosselló puso manos a la obra para repartir alimentos entre los damnificados en Loíza. ([email protected])  

Loíza. Este pueblo, junto a Canóvanas, Fajardo, Adjuntas y Orocovis son los municipios con potencial de ser declarados zonas de desastre a consecuencia de los daños causados por el huracán Irma, según lo dio a conocer ayer el gobernador Ricardo Rosselló.

El presidente Donald Trump declararó a Culebra y Vieques zonas de desastre, lo que les permite recibir fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) para reparar hogares, solicitar préstamos por pérdidas y dinero para alquiler de vivienda de forma temporal. 

“Esperamos que en alrededor de 24 horas en lo que tengamos una contestación, pero ciertamente el impacto que ha tenido Loíza ha sido significativo y esperamos que se pueda llegar a esa declaración rápidamente para trabajar con la infraestructura, pero más importante que eso, trabajar con nuestras familias de manera inmediata”, expresó el gobernador tras entregarle comida preparada y alimentos no perecederos a decenas de familias. 

No descartó que posteriormente se sumen otros municipios a la solicitud para que se declaren zonas de desastres ya que requieren de una evaluación más profunda de los agentes de FEMA.

El gobernador y su equipo de trabajo visitó el pueblo de Loíza y repartió los víveres en la antigua escuela elemental de las Parcelas Suárez, la cual fue rescatada por la Junta Comunitaria. Allí estuvo acompañado por la alcaldesa Julia Nazario Fuentes, con quien evaluó los trabajos de reconstrucción necesarios para rehabilitar las casas afectadas. 

 
Loíza en vías de ser área devastada

Gobernador indica que Canóvanas, Fajardo, Adjuntas y Orocovis también pudieran serlo.


Nazario Fuentes indicó que unas 79 familias están sin hogar y otras 1,000 resultaron afectadas por el paso del huracán el pasado miércoles. 

Entre ellas está el caso de Rafael Fuentes Ortiz y el de Melissa Rivera, quienes perdieron el techo de sus hogares. 

“Esa gente necesita que rápido se les repongan sus hogares; no tienen nada, ellos lo perdieron todo”, exclamó Nazario Fuentes, quien acompañó al personal de FEMA el sábado y espera que su pueblo sea declarado zona de desastre en cualquier momento.

Rosselló Nevares explicó durante una conferencia de prensa que aunque haya municipios que no sean declarados zonas de desastre, podrían recibir otras ayudas del Departamento de Transportación Federal, para reparar carreteras. 

Rosselló Nevares indicó que todavía no puede ofrecer cálculo de la cuantía de los daños estructurales en todos los municipios perjudicados.

Regresa a la portada

Tags

Loíza