Los protagonistas de Vieques

Por Istra Pacheco 04/24/2013 |11:03 p.m.
Juan Camacho, Lolita Legrón, Alberto de Jesús y Regalado Miró son solo algunos de los protagonistas de la lucha contra la Marina. (Montaje/Archivo/jose.reyes@gfrmedia.com)  
Para Alberto de Jesús, mejor conocido como “Tito Kayak”, se trató de una “lucha dolorosa”.

Regalado Miró, un hombre de 45 años, delgado y de un envidiable color tostado en la piel, pasó toda su vida enfrentando a la Marina de Estados Unidos en su natal Vieques.

Ni siquiera sabía de su poder cuando -con apenas siete años- fue uno de los que se plantó en una grúa para tratar de evitar que a  Carmelo Félix Matta,  su esposa María Velázquez y sus hijos los sacaran a la fuerza del área que tanto ellos como la Armada reclamaban como suyos.

Por eso, cuando en el 1999 inició una campaña masiva de desobediencia civil para detener los bombardeos y las prácticas militares, ya Miró era un experto junto a otros viequenses como los hermanos Cacimar, Pedro y Yabureibo Zenón, en técnicas de “escapismo” y ayudó a que cientos de personas  entraran sin ser detectadas en algunas de las 22,000 cuerdas ocupadas por la Marina desde el 1941.

Durante el arrecio de la campaña por sacar al cuerpo castrense, Miró entró a los terrenos del denominado Campamento García -siempre de madrugada- a pie, a caballo o en lancha,  para abrir veredas entre la vegetación espinosa. Esos caminos improvisados tenían que ser lo suficientemente angostos para que los marinos no los detectaran.   

Otra de sus misiones consistió en llevar comida y agua, y dejarla enterrada en lugares estratégicos para los desobedientes que pasaban más de dos días, a razón de una lata de atún por cada día que permanecerían adentro del polígono de tiro.

El hombre contó que, en al menos dos ocasiones, fueron sorprendidos navegando en aguas vedadas, pero indujeron a los militares hasta lugares de poca profundidad haciéndolos encallar.

El sacrificio tuvo efectos en su salud. Se le llegó a “cerrar el estómago” de lo mal que se alimentaba en esas misiones, sufrió los estragos de varias deshidrataciones  y pasó seis meses en prisión. “Nos pasaban los jets de propulsión a chorro tan cerca que sangrábamos por la nariz y las orejas”, contó.

 
Los protagonistas de Vieques

Para Alberto de Jesús, mejor conocido como “Tito Kayak”, se trató de una “lucha dolorosa”.


Pero se le hincha el pecho de orgullo al recordar el día que dirigió a varios ex presidentes del Colegio de Abogados al Campamento García por el hoy abandonado Polideportivo y caminaron directamente hasta el portón principal donde se concentraban guardias de seguridad de un lado y manifestantes del otro.

“Ese día había mucha gente frente al portón y los militares formaban una línea mirando hacia ellos. Los ex presidentes entonces caminaron hasta allí y se pararon a espaldas de ellos. La gente empezó a aplaudir, a celebrar, a reírse y los militares no entendían... hasta que uno de ellos se dio cuenta y los arrestaron. Fue espectacular”, dijo riéndose.

Para Alberto de Jesús, mejor conocido como “Tito Kayak”, quien estableció junto a otras personas el primer campamento de desobediencia civil en terrenos restringidos y  luego -en su acto más desafiante- colocó una bandera de Puerto Rico en la corona de la Estatua de la Libertad en Nueva York, se trató de una “lucha dolorosa”. Porque además de lograr atención internacional sobre la lucha, ese desafío le costó un año en prisión en momentos en que sus dos hijos estaban pequeños. “Aún hoy me acuerdo y me duele... Me afectó mucho”,  expresó sin poder contener las lágrimas.

Juan Camacho, quien coordinaba desde la isla grande la llegada de grupos de desobedientes y los ayudaba a pasar por la verja doble con alambres de púas, contó que una de las experiencias más significativas fue la llegada de la líder nacionalista, Lolita Lebrón.

“Ese día hacía una temperatura bien alta. Tuvimos que pararnos varias veces, en una ocasión pasaron los militares y Lolita estaba mayor, no se podía bajar y los muchachos que estaban camuflajeados se pararon todos alrededor de ella en lo que pasaba la guagua de los militares y nunca se dieron cuenta”, manifestó.

Sobre el Campamento Luisa Capetillo, hoy un esqueleto lleno de vegetación, Camacho dijo que “hay algunos lugares que se deben reconstruir porque son símbolo de la lucha y de la victoria. Eso es importante para los pueblos, que pase de generación a generación... (para que) tengan conocimiento de todo lo que pasó aquí”.

 

el antes y el ahora de vieques
1/34
cor

Alberto de Jesús 'Tito Kayak' fue el primero en establecer un campamento en los terrenos restringidos en la zona.

Los estadiantes de la UPR se solidarizaron y se unieron a los manifestantes que acamparon en Vieques por varios años.

Los manifestantes tenían varios campamentos dentro de los terrenos restringidos. Todos los días se abastecían de agua y alimentos.

El movimiento tuvo apoyo de todas las ideologías. Uno de los participantes fue el entonces alcalde de Cataño Edwin Rivera Sierra 'El Amolao'.

Alba 'Pupa' Encarnación fue una de las líderes novoprogresistas que apoyó la salida de la Marina.

Religiosos de todas las denominaciones viajaban constantemente a los diversos campamentos.

El abogado ambientalista Robert Kennedy Jr. radicó en el 2000 un recurso legal en el tribunal federal pidiendo que se detuvieran las prácticas militares.

El independentista Rubén Berríos estuvo un año haciendo desobediencia civil. Fue arrestado en varias ocasiones y cumplió varios meses de cárcel.

En octubre del año 2000 se realizó una marcha multitudinaria para exigir la salida de la armada norteamericana. En la foto Rubén Berríos saluda con emoción a Farrique Pesquera, hermano del entonces candidato a la gobernación, Carlos Pesquera.

La ex gobernadora Sila María Calderón se manifestó en contra de las prácticas militares en Vieques.

El 11 de abril de 2002, la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú viajó para expresar su apoyo a la Isla Nena. En la foto Menchú saluda a la líder nacionalista Isabel Rosado.

Menchú recibió la bandera viequense de manos de quien fuera el alcalde, Dámaso Serrano e Ismael Guadalupe.

Rubén Berríos sufrió por partida doble el dolor físico y emocional estando en Vieques. Allí fue arrestado, cumplió cárcel y empeoró su padecimiento de cáncer.

En muchas ocasiones los manifestantes se quejaron de la fuerza excesiva por parte de los militares al detenerlos y arrestarlos.

Más de 1,500 personas fueron arrestadas desde mayo del 2000 hasta que la Marina finalmente abandonó las instalaciones en mayo de 2003.

Había toda una estrategia dividida en grupos de trabajo para realizar diferentes tareas, desde cortar las verjas, dirigir a los desobedientes a través de la maleza, entre otras.

Muchas personas pusieron su vida en peligro para frustrar las prácticas militares que desde el 1941 eran uso y costumbre en Vieques.

La lucha no se limitó a entorpecer solo en tierra, sino que en el mar los pescadores le hacían frente a los buques de guerra.

Artistas de todo tipo acudieron al reclamo patrio por las tierras viequenses, entre ellos el músico Tito Auger y la cantante Jessica Cristina.

Los ejercicios eran tan estremecedores que muchas residencias se agrietaron y se necesitó de un grupo de psicólogos para que trabajara con los niños, quienes estaban atemorizados por el ruido.

El 28 de abril del año 2001, el cantautor Robi Draco Rosa participó de los actos de desobediencia civil en Vieques.

Robi Draco Rosa fue arrestado junto a un grupo de manifestantes por invadir los terrenos.

El boxeador Félix 'Tito' Trinidad, con un sencillo acto previo a la pelea contra Oscar de la Hoya en 1999, envió un mensaje de apoyo que ayudó a dar difusión internacional a la causa.

Tres meses más tarde, Tito viajó a la Isla Nena y fue recibido por la entonces alcaldesa, Manuela Santiago.

Aunque los terrenos siguen en manos de los federales, ahora son administrados por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Los pescadores viequenses siguen confrontando problemas para ganarse el sustento y siguen encontrando bombas sin detonar en las aguas locales. (jose.reyes@gfrmedia.com)

En diez años, uno de los pocos cambios que se han visto es la adquisición y administración de negocios y residencias locales por extranjeros. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Robert Rabín fue uno de los activistas destacados en la lucha por sacar a la Marina. Irónicamente, Rabín se sumó a la larga lista de pacientes con cáncer. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Ahora, letreros avisan del peligro de municiones vivas en las aguas viequenses. (jose.reyes@gfrmedia.com)

La comunidad conocida como Monte Carmelo sigue siendo un símbolo de la victoria por recuperar los terrenos. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Los viequenses claman por un desarrollo económico y que se cumplan las promesas hechas por el Gobierno hace diez años.(jose.reyes@gfrmedia.com)

Varios artistas se unieron a la celebración de la salida de la Marina de Estados Unidos de Vieques, que se dio oficialmente el 1ro de mayo de 2003. (Archivo)

Pasadas las horas la celebración se transformó en una protesta violenta. (Archivo)