Los Reyes visitan a los niños enfermos

01/05/2009 |

San Juan.- Los Reyes Magos de Orocovis llegaron en helicóptero ayer en la mañana al Hospital Pediátrico de Centro Médico en Río Piedras.

Luego de aterrizar en el helipuerto del hospital en una aeronave amarilla y azul, los Reyes fueron recibidos por una parranda compuesta por niños, jóvenes y adultos.

La trulla escoltó a los Magos de Oriente desde el helicóptero hasta los cuartos de los pequeños, cantando temas navideños. Además, traían una camilla llena de regalos que serían entregados más tarde a los niños por el trío.

El grupo pretendía ir puerta por puerta para contagiar a todos con su algarabía.

Había guitarras, panderetas y tambores. Las canciones retumbaban por los pasillos, brindando un poco de alegría a los pequeños que se encontraban en el hospital durante las festividades navideñas y a los familiares que los acompañaban.

El rey Melchor expresó que su motivación principal para realizar esta visita anualmente es “traerles un momento de felicidad a los niños para que tengan por lo menos una sonrisa”. Este objetivo se cumplió.

Al entrar al cuarto de José Rivera Arocho, de 11 años, los Reyes recibieron la satisfacción de lograr una sonrisa.

José lleva hospitalizado desde el martes debido a complicaciones de una operación de un tumor canceroso en el cerebro a la que fue sometido en julio.

El pequeño, estudiante de la escuela elemental Antonio Paoli de Vega Alta, se mostró emocionado al recibir su obsequio de parte de los Reyes y no esperó un segundo para romper la envoltura de su regalo.

“Me encantan los juegos de mesa”, comentó el menor cuando vio el juego de Bingo que le llevó el trío.

“Santa Claus me trajo juegos de mesa, pero no tenía Bingo”, añadió el niño desde su camilla.

Tan pronto sea dado de alta, el menor, que posiblemente pase el Día de Reyes en el hospital, quiere “llegar a casa para jugar con mis dos hermanos”.

Otro de los niños que recibió su regalo de Reyes por adelantado fue Jazier Rodríguez Rivera, de un año y cuatro meses.

Jazier regresó al hospital el Día de Año Nuevo, luego de ser operado a causa de tumor en su riñón derecho hace dos semanas.

Cuando llegaron los Reyes a su cuarto, el pequeño estaba tranquilo en su cuna, pero cuando se le hizo entrega de su regalo, reveló su lado travieso.

Rápidamente, Jazier removió el papel de regalo y no se rindió hasta descubrir cómo funcionaba su juguete. Después, no paraba de reír y jugar.

Según su madre, Jennifer Rivera, cuando está en su casa, el pequeño “es loco corriendo por todos lados”.

Asimismo, Gabriela Ortiz Díaz, de un año y 11 meses, se divirtió con la caja de su regalo que uno de los Reyes le ayudó a abrir.

La pequeña de Aibonito, paciente de leucemia, recibió al trío sorprendida en su cuarto que estaba decorado con globos de los personajes de Dora, la exploradora, y las princesas de Disney.

Gabriela disfrutaba de su juguete rodeada de peluches en su cama.

No obstante, no todos los niños pudieron disfrutar de la llegada de los Magos, ni pudieron abrir sus regalos al instante, ya que se encontraban dormidos luego de haber experimentado procesos quirúrgicos agotadores.

Uno de ellos fue Abdiel López, de dos años, quien estaba dormido en su cuna al momento de la visita.

Alegría a los niños

Por su parte, el rey Gaspar expresó que el propósito de su visita es conservar la tradición de la Epifanía.

“Venimos tratando de conservar la tradición de los Reyes Magos, trayendo un poquito de alegría a los niños que tanto lo necesitan”, dijo Gaspar.

Los Reyes que fueron a saludar a los menores recluidos pertenecen a la parroquia San Juan Bautista de Orocovis y visitaron el hospital por séptimo año consecutivo.

Hace nueve años, el presidente de la compañía de ambulancia aérea AeroMed tuvo la iniciativa de realizar un evento navideño para los pacientes del Hospital Pediátrico.

Gabriel Díaz Meléndez, de Orocovis y quien laboraba como paramédico para la entidad, aceptó coordinar una parranda con la ayuda de sus familiares y amistades.

“Nosotros, como somos parranderos y mi esposo toca, aceptamos. Más que todo, como familia nos gusta hacer misión y apostolado”, dijo Ana Leticia Díaz, hermana del paramédico.

Aunque su hermano ya no trabaja para el hospital hace dos años, continúa llevando la tradición.

La orocoveña explicó que con esta actividad los Reyes cumplen una promesa de llevar alegría a los niños hospitalizados.

“Nosotros no contamos con fondos para sufragar este tipo de actividad. Así que dependemos de grupos voluntarios como ellos que generosamente nos ayudan”, expresó Concepción Quiñones, directora del Hospital Pediátrico.

“Los nenes lo disfrutan muchísimo. Las mamás también. Todo el mundo se quiere retratar con los Reyes”, añadió la doctora.

Aproximadamente 120 niños se encontraban hospitalizados en la mañana de ayer en el hospital Pediátrico. Éstos, además de a los pequeños que llegaron a la sala de emergencias, recibieron regalos y, sobre todo, la ilusión de los Reyes Magos.