Luis Fortuño asegura que será reelecto como gobernador

10/30/2012 |
El gobernador anticipó que el triunfo es suyo porque el mundo entero y Puerto Rico enfrentan retos serios en los próximos años.

No habrá calditos mágicos para Luis Fortuño el próximo martes, 6 de noviembre.

Sin apostarle a la suerte para nada, el gobernador sostiene que a estas alturas del juego electoral, los “datos” que tiene –él no los desvela– le aseguran que se lleva la reelección… con comisionado residente y con la Legislatura completa.

Hace unos meses parecía que usted iba a perder la Gobernación frente a Alejandro García Padilla. ¿Qué lo colocó en la pelea?

Lo que parece es que yo voy a ganar y él va a perder… Los últimos seis años han sido años duros y este es el primer año que hay crecimiento económico, el primero en que el Bureau of Labor del Gobierno federal certifica que bajó el desempleo y que hubo un crecimiento en los puestos de trabajo.

El gobernador anticipó que el triunfo es suyo porque el mundo entero y Puerto Rico enfrentan retos serios en los próximos años “y la gente se ha puesto a pensar en la importancia de esta elección; en que se necesita a alguien que tenga experiencia y madurez”.

Fortuño negó que el país esté peor ahora que hace cuatro años, como dice García Padilla. A los economistas que presagian que la crisis económica va a prevalecer el próximo cuatrienio los comparó con abogados que se alinean según la conveniencia. Hace cuatro años, el crecimiento económico estaba en menos 4% y ese crecimiento dijo que aumentó a cerca del 1.5 %.

La carrera a la reelección del mandatario parece haber ganado puntos en las últimas semanas por el acercamiento del hijo del ex gobernador Pedro Rosselló, Ricardo Rosselló, a quien incluso se le ha visto participar de las caravanas del primer ejecutivo. ¿Reconciliación de los rossellistas?


“Si ese es el resultado, fabuloso”, dijo Fortuño, quien no parece albergar esperanzas de que el padre –Pedro Rosselló– le vaya a seguir los pasos a Ricky y se le una en el cierre de campaña.

“Él está retirado de la política y tú sabes que cuando él dice una cosa, eso es”.

Hablando de Rosselló, hace ocho años él perdió las elecciones porque un puñado de independentistas le dio el voto a Aníbal Acevedo Vilá. ¿Le teme usted al voto melón? El PPD parece estar coqueteando con ese voto…

Esa pregunta te la voy a contestar en dos partes. El independentista ha aprendido que si va a defender su ideal, tiene que defenderlo de verdad. Ellos tienen en Juan Dalmau un gran exponente. Segundo, el senador García Padilla ha coqueteado con todo el mundo y le ha dicho a todo el mundo lo que quiere oír, aunque sea totalmente opuesto a lo que dijo el día anterior… Llega el momento que se le ve la costura y la gente no respeta eso.

El gobernador insistió en que García Padilla no es Aníbal Acevedo Vilá, “que es soberanista casi, casi en la línea del independentismo”.

¿Pensó retirarse?

Su esposa Lucé dice que no. Pero él revela que “por respeto al sacrificio que ella ha hecho todos estos años”, se sentó un día con la primera dama y le dijo que le “gustaría hacer esto de nuevo (ser gobernador), pero solamente si tú estás de acuerdo”.

“Si no, sigo caminando como si nada hubiese ocurrido. Yo no vivo para esto, yo no vivo de esto, yo me disfruto el trabajo que hago”, contó.

La pareja Luis Fortuño-Lucé Vela se proyecta siempre enamorada y hasta se envían tuits románticos que sus seguidores siguen con avidez.

“Marry me again”, le escribió recientemente en Twitter la primera dama al gobernador, un pedido que causó tal revuelo que sus seguidores comenzaron a darles sugerencias sobre dónde y cómo celebrar la renovación de sus votos matrimoniales.

Lo que harán no está claro. Fortuño –con señales de agotamiento por el trajín político– dijo que para los 25 años de matrimonio tenía “un viaje medio sorpresa para ella, en un lugar apartado, sin ellas (las Blackberry)”. Eso se les frustró por las muertes del AH1N1 y terminaron en Fajardo, en una iglesita, vestidos con pantalones cortos, compartiendo con parroquianos del lugar y recibiendo la bendición del párroco del lugar.

¿Qué harán ahora? Nada parecido a la boda de Sila Calderón… juran. “Nosotros somos más privados. Con nosotros dos es suficiente… Le tengo algo ahí que le estoy planificando”, fue lo que más le sacamos a él sobre el tema.

Lucé Vela añadió que en la pareja ella es la pasión y él, la razón.

Volviendo a la política, Fortuño juró y perjuró que piensa ni habrá necesidad de botar a 26,000 empleados públicos, que García Padilla “juega con el miedo”. También afirmó que es falso que favorezca un recorte en el Medicare y el Medicaid.

En cuanto a la guerra del carácter que permea en la campaña, fue Lucé la que dijo que “basta ver la manera en que su esposo se desempeña para notar que él ni es dictatorial ni un abusador”.

El 6 de noviembre… ¿ llevará algún amuleto como solía hacer Luis Muñoz Marín? ¿Se va a poner alguna camisa que le dé buena suerte?

Lucé Vela contesta: “Luis es religioso, no supersticioso”.

Él como hombre práctico que es agrega: “Me voy a poner la camisa que me pegue y esté limpia”.