Todavía se desconoce qué causó la muerte de las dos niñas, de 6 y 8 años, y el niño de 10, y las situaciones que llevaron al fatal desenlace. (Facebook)  
Marlene Martins Da Rocha recibe ayuda y está “trabajando con su proceso de recuperación”.

La madre de los tres niños que  se presume fueron ultimados por su padre en la urbanización Jacaranda de Ponce en noviembre pasado, recibe ayuda de especilistas en la Isla  tras la pérdida de sus vástagos.

Marlene Martins Da Rocha está “trabajando con su proceso de recuperación”, señaló a Primera Hora  la procuradora auxiliar de Educación y Servicios de Apoyo de la Oficina de la Procuradora de la Mujer (OPM), la doctora Marilú Cintrón Casado. 

“Ella está en un proceso de duelo todavía”. No obstante, dijo que “dentro de todo, ella ha estado tratando y esforzándose por tratar de recuperar el sentido por vivir”.    

“Ha demostrado una fortaleza increíble y unos recursos emocionales y espirituales dignos de admirar porque realmente la situación ha sido bien difícil… Estar de pie a dos meses de una pérdida tan devastadora es más que admirable”, subrayó Cintrón Casado.  

Cuando ocurrió el suceso aquel 2 de noviembre de 2016, Marlene estaba fuera del País. Al llegar, fue recibida por personal de la OPM, entidad gubernamental que desde entonces ha trabajado la coordinación de servicios de apoyo emocional y generales, ya que “tiene una serie de cosas que coordinar para reorganizar su proceso de vivir”, detalló la funcionaria. 

Luego, la mujer viajó a Brasil, de donde es oriunda, y regresó posteriormente a Puerto Rico, donde ha contado con el apoyo de una amiga y de una hermana, que viajó a la Isla. “Ahora está de regreso a la Isla y está trabajando con su proceso”, precisó.

 “Para nosotros aquí, el saber que Marlene está luchando por restablecerse es de mucho significado. Ella es el reflejo de muchísimas mujeres aquí en Puerto Rico que pasan por situaciones de violencia doméstica”, agregó.

El asesinato de los tres menores y el suicidio del padre volvió a traer a la atención pública la complejidad de la violencia de género. En este caso, Marlene se había separado de su esposo tras un segundo incidente de violencia ocurrido en octubre, en el que Erick Seguinot Ramírez fue acusado por cargos de agresión. Por esos hechos se había emitido una orden de protección a favor de Marlene, y había un juicio pendiente contra Seguinot Ramírez, que tenía  grillete electrónico al momento del evento. 

Todavía se desconoce qué causó la muerte de las dos niñas, de 6 y 8 años, y el niño de 10, y las situaciones que llevaron al fatal desenlace porque el informe forense aún no ha completado, dijo  el director ejecutivo interino del Instituto de Ciencias Forenses, Víctor Dekony Viera. 

“No me han llegado unos resultados (de toxicología) necesarios para completar el informe. Estamos en espera de ellos. Al llegar, entonces, el patólogo puede terminar su informe”, explicó Dekony Viera.

Una vez tengan todos los resultados, el informe “nos dará la causa de muerte y las situaciones que llevaron a esa muerte”, añadió. 

La OPM tiene una Línea de Orientación e  Intervención en Crisis (787-722-2977) que enlaza servicios con la Policía y albergues. Además de ayuda a mujeres víctimas de violencia de género, brinda orientación  sobre maternidad, prevención de abuso u hostigamiento sexual y laboral, acecho, violencia entre parejas jóvenes y casos de discrimen por género.

Regresa a la portada