Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

María también le voló las flechas a Cupido

Por Bárbara J. Figueroa Rosa / [email protected] 02/13/2018 |11:45 p.m.
Según el investigador, se trata de clientes, en su mayoría profesionales, cuyas edades fluctúan entre los 30 y 55 años. (Archivo)  
Muchas parejas se han separado por la migración, despertando las sospechas de infidelidad.

“No todo son flores, cenas, regalos y chocolates en el mes del amor”.

Así lo asegura el detective privado Fernando Fernández, quien durante este mes recibe muchas llamadas de prospectos clientes que quieren contratar sus servicios “para tratar de confirmar sus sospechas de que su pareja le es infiel”.

Según Fernández, se trata de clientes -en su mayoría profesionales- cuyas edades fluctúan entre los 30 y 55 años. 

“Aunque antes solicitaban los servicios mujeres, ahora los hombres se han liberado y te dirían que están en un 50 y 50… más bien se trata de personas que ya le perdieron la confianza a la relación y quieren confirmar sus sospechas”, relata.

Destaca que tras el embate del huracán María ha surgido un “nuevo fenómeno” en donde una persona –cuya pareja se fue del País en busca de un “mejor porvenir” – entra en dudas sobre la fidelidad en la relación y contrata el servicio de detective privado para indagar en la vida de su media naranja.

“Con esto de la migración están llegando ese tipo de clientes que me dicen: ‘mira, Fernández, quiero que vigiles a mi esposo o esposa que está en Puerto Rico para ver si está con alguien, porque cada vez que lo llamo no me responde el teléfono porque, supuestamente, está durmiendo o no lo escuchó’… Y, no te creas, también me han contratado para vigilar a los que se van a Estados Unidos… ahí yo recurro a solicitar ayuda de colegas”, expresó el investigador.

Detalló que este tipo de servicio de vigilancia se paga por hora. “Son entre $55 y $75 por hora y, por lo general, trabajamos package de 20 horas que se dividen en turnos nocturnos de tres días. Por ejemplo, jueves, viernes y sábado. Ese paquete costaría $1,500”, dijo al aclarar que gastos extras, como la entrada a un pub, el consumo en el establecimiento y la gasolina utilizada en la gestión “se cobra aparte”.

“El sistema de vigilancia incluye grabación de fotos y vídeos. Preparar la edición y el reporte cronológico de lo que ocurrió día por día y hora por hora, también se factura por $40 la hora y todo se entrega en un DVD”, explicó.

“En realidad, muchas personas quieren la evidencia para presentarlo en un tribunal o, incluso, para enseñárselo a su familia”, manifestó.

Regresa a la portada