Mayra Elías: “Nunca he perdido la fe”-VÍDEO

Por Leysa Caro González 03/15/2013 |
El doctor Osvaldo Font es el creador de la terapia electroneuromedular, la cual será aplicada a Mayra Elías. (wandaliz.vega@gfrmedia.com)  
En momentos en que enfrenta a Luis Gabriel D’Acosta, imputado de arrollarla, Mayra Elías inicia un tratamiento confiada en que se levantará.

La corredora Mayra Elías estará hoy frente a frente a Luis Gabriel D’Acosta, el joven de 21 años a quien se le imputa haberla atropellado junto a otros dos corredores y luego haberse ido a la fuga.

No sabe cuál será su reacción. Tampoco tiene la certeza de si está preparada emocionalmente para el encuentro. De lo que está segura es de que allí estará.

Y es que ayer fue un día de sentimientos encontrados para Mayra. Por un lado, tenía en su mente la vista judicial de hoy, la cual representa revivir cada instante de aquel 22 de septiembre de 2012, día que su vida cambió.

Por el otro, tenía ante sí una nueva alternativa esperanzadora que podría representar recuperar su vida y regresar a las calles a correr, actividad que tanto le apasiona. “Nunca he perdido la fe, así que estoy confiada en que Dios está aquí, en que Dios pone las manos sobre el doctor y así vamos a continuar”, expresó.

Mayra fue evaluada por el doctor Osvaldo Font, creador de la terapia electroneuromedular, que consiste en estimular la corriente eléctrica que sale del cerebro hacia la médula espinal y de ahí a los nervios somáticos y periferales del cuerpo.

“Conforme al expediente, ella puede salir caminando y, aún más, puede salir corriendo. Va a tomar tiempo, pero el tiempo lo va a disponer su cerebro y ella”, sostuvo el doctor.

Mayra, relató, conoció del doctor y su trabajo en Atlanta a través de la actriz Luisa de los Ríos, quien la visitó en la institución médica donde permanecía internada.

 
Mayra Elías en terapia

En momentos en que enfrenta a Luis Gabriel D’Acosta, imputado de arrollarla, Mayra Elías inicia un tratamiento confiada en que se levantará.

 

Font prefirió no hacer estimados para la recuperación de Mayra, pero la primera etapa de la terapia, que usualmente se trata de cuatro fases, tiene una extensión de ocho semanas. En promedio, se trata de 32 semanas de tratamiento.

“Lágrimas brotaron de mis ojos cuando el doctor me dijo: ‘Vamos a correr, te veo con las tenis puestas. Vamos los dos a correr’, así que tiene un compromiso conmigo”, contó Mayra de su reacción ante el pronóstico del médico.

En el caso de Mayra, Font indicó que los nervios que tiene bloqueados son los de las vértebras T-5 y T-6, justo donde recibió la lesión, y de la T-8 hacia abajo. “Nos vamos a enfocar en desbloquearlas para que fluya esa energía y puedan funcionar sus aparatos”, dijo.

A pesar del cambio radical que dio su vida el pasado 22 de septiembre, Mayra siempre lleva una sonrisa en su rostro. Aunque, por momentos, deja al descubierto –a través de sus palabras o gestos– la lucha emocional que lleva por dentro y no es para menos.

Lucía relajada y más recuperada de las heridas físicas que recibió. Los colores brillantes que llevaba en su vestimenta se le reflejaban en su rostro.

Antes de aquella trágica madrugada, Mayra disfrutaba de correr, era independiente y llevaba una vida familiar plena junto a sus dos hijas y esposo.

Hoy todo es distinto. Sin embargo, tras dos meses y medios de terapia en el Shepherd Center de Atlanta, Mayra está retomando su vida. Allí le enseñaron a vestirse sola, a bañarse y a desplazarse en su sillón de ruedas.

“Puedo vestirme, pero como tengo mucha gente que me quiere en mi casa, me ayudan en todo”, indicó sin poder contener la risa.

Relató que se sintió como una “bebé” cuando llegó a su casa, la cual encontró adaptada para sus necesidades físicas tras seis meses fuera de ella. “Es como nacer de nuevo. Es una adaptación. Es lograr las cosas poco a poco. Es volver a nacer, desde llegar a la bañera, tratar de bañarme yo sola, subirme a la cama. Es un poco fuerte, pero se logra”, dijo.

Frente a frente

Hoy, finalmente, Mayra tendrá ante sí al individuo identificado por la Policía como el responsable del incidente. Y aunque quizás está un poco ansiosa, el apoyo de su familia, amistades y del grupo de corredores le inspira seguridad y fortaleza.

“Es fuerte, pero allí voy a estar. Yo sé que tengo que estar allí”, puntualizó al responder con su cabeza que no tenía nada que decirle a D’Acosta ante preguntas.

Los compañeros corredores estarán allí y han convocado al público a ir al Tribunal de San Juan vestidos de blanco en solidaridad con Mayra. “A mí me encanta, porque ellos son increíbles. Todos los corredores que me conocen y no me conocen quieren estar allí y eso también le da ánimo a uno a enfrentarse a esta situación que, creánme, no es fácil”, expresó.

Lamentó que aún continúen reportándose incidentes fatales con ciclistas y corredores en las carreteras del país. “Es lamentable que se siga pasando este tipo de situación. Se debe concienciar a las personas de que haya un respeto y de que se puede lograr”, mencionó.