Millones nunca reclamados

Por Leysa Caro González / lcaro@primerahora.com 09/20/2013 |
Ya sea porque nunca se enteraron o porque perdieron el boleto, dejaron pasar la oportunidad de ser millonarios.
Las personas tienen hasta 180 días para reclamar el dinero; si no, pasa al Gobierno. (mabayon@primerahora.com)  

¿Se imagina tener en sus manos la oportunidad de ser millonario y dejarla pasar? Es como para arrancarse las greñas y empezar a llorar y llorar.

Pues sepa que son muchos los que han estado a pelo de convertirse en millonarios, pero por diversas razones dejaron pasar, probablemente, la oportunidad de su vida.

Bendito de aquellos que nunca se enteraron de que su boleto era el ganador, y pobres de quienes lo encontraron justo cuando habían los seis meses disponibles para validarlo.

“Una vez vino una persona justo el día después de que se le había vencido el boleto y te puedo decir que casi se dio contra el piso”, recordó a Primera Hora el director auxiliar de la Lotería Electrónica, Armando Pérez.

Ese es el único incidente que Pérez recuerda en el un casi ganador visitó la Lotería, quizás con la esperanza de que hicieran una excepción, pero las reglas son las reglas.

En los pasados cinco años, entre los sorteos de la Lotería Electrónica, la Lotería Tradicional y el incipiente IVU Loto, no se han reclamado un total de $87.7 millones.

Algunos de estos premios no habrían sido suficientes ni para pagar el bill de la luz - por eso de cada día está más cara-, pero con otros se hubiera podido no solo saldar las deudas, sino también viajar el mundo.

Pero, ¿qué pasa con esta paca de dinero? Para variar, en la mayoría de estos sorteos, el Gobierno se queda con el mismo.

Pérez explicó que referente a la Lotería Electrónica, al terminar el año fiscal el dinero no reclamado pasa al Fondo General, con excepción de $300 mil que son transferidos al programa de Pequeñas Ligas del Departamento de Recreación y Deportes (DRD).

En el año fiscal 2012-2013, que culminó en julio, nunca se reclamó un premio de $10 millones y otro de $1.4 millones de la Revancha. Ambos premios se vendieron en el municipio de Guaynabo.

En la Lotería Tradicional se reclama casi el 100% de los premios, tomando en consideración que se otorgan $313 millones en premios cada año. De estos, apenas entre $7 millones y $8 millones no son reclamados.

Pérez le atribuye la buena respuesta a la estructura de premio que se ha mantenido constante. “La Lotería Tradicional tiene la constante que hay una relación personal entre el jugador y el billetero, quien en ocasiones sabe quién compró el premio. Si el premio es pequeño hasta él mismo se lo paga”, detalló.

En el caso de lo Lotería Tradicional, el dinero no reclamado también va al Fondo General. Sin embargo, no es lo mismo en el caso del sorteo del IVU Loto, donde hay un fondo con equis cantidad de dinero designado que se va alimentando según sea la necesidad, pues contrario a las otras dos loterías, en este caso el cliente no tiene que comprar un boleto para participar.

“Lo mismo para los premios especiales, si no se reclama, no se compra. Puede ser que al final del año fiscal no haya ningún sobrante”, dijo en referencia a las guaguas o iPads que se sortean.

En el caso del IVU Loto, es donde más sorteos quedan sin reclamar, aunque la cantidad de dinero no es tan sustancial como la Loto. Aquí, el premio mayor es de $25,000.

El funcionario indicó que, sin embargo, en el pasado año y medio han logrado que se reclame el 40% de los premios gracias a una campaña educativa que han lanzado. “Estamos exhortando a las personas a no sólo pedir el boleto, sino a registrarlo, lo que permite que te llegue un mensaje de boleto ganador y eso promueve que las personas vayan a reclamar los premios”, abundó.

El IVU Loto tiene también premios especiales todos los sábados, y extraordinarios el primer sábado de cada mes. En éstos se rifan viajes, carros y estadías.

¿La moraleja de esta historia? Si tiene un boleto por ahí, guárdelo con su vida. Recuerde, “la suerte a cualquiera le toca”.