Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Náufrago mayagüezano regresa a Puerto Rico

02/14/2012 |10:53 p.m.
José Luis “Papote” Méndez Rodríguez regresó esta noche a Puerto Rico procedente de Colombia vía Panamá, tras un mes fuera por causa del naufragio que lo llevó a territorio suramericano.

José Luis “Papote” Méndez Rodríguez regresó esta noche a Puerto Rico procedente de Colombia vía Panama y se reencontró con su familia tras un mes sin verla por causa del naufragio que lo llevó a territorio suramericano.

El pescador que desapareció el 15 de enero de la costa de Mayagüez y fue rescatado el 3 de febrero en la isla de San Andrés, Colombia, fue recibido en el aeropuerto Internacional Luis Munoz Marin, en Carolina, por su esposa Madeline Acosta, sus hermanas, un primo, un amigo y el vicealcalde de Mayagüez, Heriberto Acevedo.

"Me siento cansado, pero muy bien, gracias a Dios", expresó Papote, luego de abrazar y besar a Madeline. 

Méndez Rodríguez, residente de la comunidad El Maní de Mayagüez, salió desde la playa El Seco el pasado 15 de enero en busca de chillo y cartucho. El motor de su embarcación se dañó y quedó a la deriva.

Durante 20 días sobrevivió comiendo pescado crudo, tomando agua de lluvia y salada del mar. El 3 de febrero, personal de la policía en la zona turística de San Andrés, Colombia, lo encontró a pocos metros de la orilla y lo llevó a recibir asistencia médica.

Tras ser dado de alta, Papote fue acogido por la familia del colombiano  Alejandro Díaz, quien le dio casa, alimento y atenciones mientras se gestionaba su regreso a Puerto Rico.


El pescador comentó que fue un viaje largo pero bueno, y que el trámite con las autoridades fluyó bien. Bromeó con el hecho de que perdió alrededor de 20 libras durante el tiempo que estuvo en alta mar, que en el hospital peso 121 libras y que con la comida que ingirió en la casa de sus cuidadores ya recuperó como ocho libras.

Papote pernoctará en San Juan con su esposa e irá el miércoles Mayagüez. Lo urgente es descansar y ponerse al día con la familia, y más tarde en la semana regresar al mar a pescar, pues es su modo de sustento.

"Le doy gracias a Dios todos los días de mi vida porque nunca perdí la fe", mencionó Madeline, quien lucía contenta, pero de pocas palabras, según ella misma por la emoción.

Su amigo pescador David Villafane, alias "Pescao", lo describió como valiente y opino que su experiencia debe servir para que la gente valore la pesca.

"Estas son cosas que son buenas que la gente  las vean para que vean el valor del pescado. Hoy en día la gente no sabe lo que sufre un pescador", expresó el hombre que cargo una pancarta con mensaje de bienvenida  para su amigo durante más de 20 años.

Por espacio de una semana, el Departamento de Estado y su secretario, Kenneth McClintock; la administración municipal de Mayagüez y su alcalde, José Guillermo Rodríguez; así como las autoridades consulares en Puerto Rico y del Gobierno de Estados Unidos,  hicieron trámites para conseguir el traslado de Papote a la Isla.