No se asuste, es solo un simulacro de tsunami

Por Primerahora.com 03/26/2014 | 00:00 a.m.
La prueba de esta semana se llevará a cabo, a partir de las 6:00 a.m., cuando se simularía que, como resultado de un terremoto distante, llegaría a las costas de Puerto Rico una fuerte ola de nueve a 10 pies, a eso de las 10:00 a.m. (Archivo)  
Tome acción de inmediato, pero recuerde que se trata de un simulacro y no de un evento real.

A eso de las 10:00 de la mañana, las alarmas de tsunami en las costas de Puerto Rico sonarán con intensidad, y a través de la radio y la televisión escuchará y verá alertas sobre una ola que se acerca a nuestras playas.

Tome acción de inmediato, pero recuerde que se trata de un simulacro y no de un evento real.

El ejercicio Caribe Wave/Lantex 14 que se efectuará mañana miércoles tiene como propósito  “corroborar la comunicación interagencial y la movilización de las diversas agencias de respuesta inmediata, así como comprobar nuevamente el Sistema de Alerta de Emergencia (EAS por sus siglas en inglés)”, según comunicó el director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres Miguel A. Ríos Torres por escrito.

Para esta recreación, utilizarán el panorama que se suscitó hace más de 200 años cuando un poderoso terremoto en las costas de Europa, provocó una ola que llegó hasta el caribe horas después.

Según los relatos de aquella época, el primero de noviembre de 1755, un potente terremoto sacudió la península ibérica con una magnitud estimada de entre 8.5 y 9 grados. El epicentro se estimó a unos 200 kilómetros al sur de Portugal. La capital, Lisboa, quedó completamente destruida por la violenta sacudida de  tierra y por un posterior tsunami que llegó  20 minutos después del  movimiento.

“El terremoto y posterior tsunami se llevaron la vida de miles de personas y redujeron la ciudad de Lisboa a escombros, ayudados además por los fuegos causados por el movimiento sísmico. Por esto, la capital portuguesa tuvo que ser reconstruida de nuevo tras el triple desastre”, detalla la página pangeados.com sobre el evento. 

En Puerto Rico y el Caribe, las personas enajenadas de lo que ocurría en la costa atlántica europea, atendían sus vidas como de costumbre.

Pero hasta nueve horas después de la distante sacudida, las costas caribeñas comenzaron a experimentar una serie de olas que causaron pánico y muerte entre los isleños.

“El tsunami de 1755, según informes, produjo un período previo máximo de 7 metros en la isla de Saba, 3.6 metros en Antigua, y 4.5 metros en St. Martin, pero no se informó en otras localidades del Caribe”, lee en www.usc.edu sobre el desastre.

En Puerto Rico, no obstante, no existen registros de que haya llegado la mortal ola, que junto al terremoto causó la muerte de 60,000 personas.

La prueba de esta semana se llevará a cabo, a partir de las 6:00 a.m., cuando se simularía que, como resultado de un terremoto distante, llegaría a las costas de Puerto Rico una fuerte ola de nueve a 10 pies, a eso de las 10:00 a.m.

Por eso recuerde que debe sorprenderle que suenen las alarmas el miércoles y para más información sobre el ejercicio puede entrar a www.prsn.uprm.edu/lantex/index.php.

Tags

tsunamiSimulacro