Obispo de Caguas busca pistas en caso contra obispo de Arecibo

Por Primerahora.com 01/28/2014 | 11:33 a.m.
El obispo de Caguas fue cuidadoso en hablar sobre la tarea encomendada por el Vaticano. (Archivo)  
González dijo que se mantendrá “objetivo” en todo el proceso.

El obispo de Caguas, Rubén González, está a cargo de “buscar pistas” relacionadas con la querella en la que se le imputan actuaciones de índole sexual al obispo de Arecibo, Daniel Fernández Torres, contra un hombre que para el momento de los presuntos hechos era menor de edad.

En sus declaraciones, hechas a la emisora radial NotiUno, el obispo González insistió en que no es el investigador designado por el Vaticano. Dijo que solo se le ordenó buscar la verdad.

“En un caso como este, a mí se me ha pedido un servicio... El servicio implica que yo dialogue con unas personas y que hable con unas personas, que dé mi parecer. Pero eso no es hacer una investigación. Estoy en búsqueda de la verdad”, manifestó.

El obispo de Caguas fue cuidadoso en hablar sobre la tarea encomendada por el Vaticano. Se limitaba a exponer que su función es solo “dar un servicio” y no “juzgar el hecho”.

“Eso no me corresponde a mí. No entra bajo mi jurisdicción”, puntualizó el religioso.

Dijo que se mantendrá “objetivo” en todo el proceso. Pero, destacó que piensa que la iglesia católica debe tener “cero tolerancia” contra los religiosos que cometen abusos sexuales contra menores de edad.

 “La iglesia católica en Puerto Rico no encubre. Mantiene cero tolerancia contra los abusos, venga de donde venga... Yo no amapucho ni tapo ni nada”, sentenció.

 Sobre el proceso de “buscar pistas”, González solo aceptó que no se ha reunido con su compañero obispo de Arecibo.

 No obstante, explicó que este paso no le corresponde darlo a él, sino al Vaticano. Esto se debe a que comparten jerarquía de obispo.

 “Yo no tengo ninguna autoridad sobre el obispo de Arecibo”, sentenció.

 De hecho, expuso que es al Vaticano al que le corresponde determinar si Fernández Torres es suspendido temporalmente de sus funciones administrativas en la Diócesis en lo que se atiende la querella.

“¿Quién tiene que juzgar esto? En el caso de los obispo, cuando hay una situación como esta, le corresponde a la Santa Sede dar la respuesta”, señaló.

“Pero yo no soy la persona para dar veredicto ni soy juez ni soy instructor de causa ni nada”, aclaró el obispo de Caguas.

Si el caso fuese contra un sacerdote, González comentó que al obispo le correspondería dar una recomendación del castigo y a la Santa Sede ratificarla.

Tags

AreciboCaguasabuso sexualVaticano