Oran por la salud de la agente atropellada

10/30/2012 |
Primera Hora supo que la joven uniformada permanece en coma inducido.

Ayer en la tarde, un grupo de policías y ciudadanos se reunió frente a la sala de emergencias del Centro Médico de Río Piedras para elevar una oración por la recuperación de la policía Dayna Pagán de Jesús, quien se recupera de una cirugía tras ser atropellada el viernes pasado cuando ayudaba a un ciudadano en la autopista de Cayey a Salinas.

Los padres de la joven agente acudieron al círculo de oración dirigido por la pastora pentecostal Margie Febres.

“Dios es el médico por excelencia, los invito a creer en Dios”, declaró Febres a los presentes.

Primera Hora supo que la joven uniformada permanece en coma inducido, luego que un equipo médico la operara para reparar los traumas que le ocasionó una fractura craneal que sufrió en el incidente.

Ayer se informó que la hemorragia interna ha comenzado a cesar y lo próximo será que los galenos le quiten gradualmente los sedantes para ver cómo reacciona la muchacha, que tenía planes de casarse en los próximos días con su novio.

En total, fueron cinco los lesionados el día que ocurrió el accidente. Los hechos fueron casi a las 5:00 de la tarde, cuando la conductora de un auto Toyota Corolla del 2004, identificada como Nicole M. Texidor Vázquez, de 18 años y vecina de Arroyo, perdió el control del volante debido a que el pavimento estaba mojado y chocó contra la valla de seguridad, quedando estacionada en el paseo de emergencia para esperar una grúa.

Tras recibir la llamada de alerta, el patrullero Juan Alvarado Morales se dirigía al lugar junto con el teniente Ibrahim Lugo, director de la División de Autopistas de Salinas, cuando observaron a la mujer policía Dayna L. Pagán de Jesús desmontarse de su auto en el que viajaba junto a su hermana para socorrer a la joven accidentada. Lo mismo hizo Alberto C. Ramírez, de 59 años, quien transitaba por la autopista al ver el accidente. Mientras ambos intentaban ayudar a la conductora, que todavía estaba dentro de su auto, la conductora de otro auto perdió el control del volante debido a que transitaba a exceso de velocidad. Al frenar en el pavimento mojado, impactó el lado derecho de la parte posterior del auto estacionado en el paseo y las personas que estaban allí.