Padres apoyan a maestros en paro

Por Agustín Criollo Oquero 01/14/2014 |08:49 p.m.
“Estoy aquí en apoyo a los maestros porque creo que sus reclamos son justos", aseguró Myriam Alvelo, madre de un estudiante de la escuela superior Luis Hernaiz Veronne en Canóvanas. (jose.reyes@gfrmedia.com)  
En Luquillo, Jessica Fuentes, madre de dos estudiantes de la escuela elemental Rosendo Matienzo Cintrón, participó del piquete junto a sus dos hijos.

Aunque la presencia de padres y estudiantes en las líneas de piquete de maestros del sistema público de enseñanza en la zona este del país fue mínima, varios padres decidieron unirse al paro de 48 horas que comenzó ayer martes en reclamo para que el Gobierno derogue la Ley 160 que reestructura el Sistema de Retiro para Maestros.

“Estoy aquí en apoyo a los maestros porque creo que sus reclamos son justos. Mañana también voy a estar”, aseguró Myriam Alvelo, madre de un estudiante de la escuela superior Luis Hernaiz Veronne en Canóvanas quien se presentó a la línea de piquete en el plantel a eso de las 7:00 a.m.

“Recomiendo a los demás padres que se unan a las protestas porque es bien importante para el futuro del país”, añadió.

El ambiente en la zona era uno de expectativa entre los manifestantes mientras la gran mayoría de los conductores que transitaban por la zona hacían sonar sus bocinas en muestra de apoyo al piquete.

En Luquillo, Jessica Fuentes, madre de dos estudiantes de la escuela elemental Rosendo Matienzo Cintrón de ese municipio, también participó del piquete junto a sus dos hijos, estudiantes del mencionado plantel.

“Estoy aquí apoyando porque si no hay educación qué será del futuro y lo que le están haciendo a los maestros es bien injusto”, dijo Fuentes.

Al preguntársele si no le preocupaba que el decreto de una huelga por parte del Magisterio afectara el semestre escolar de sus hijos, Fuentes aseguró que las medidas tomadas por los maestros son necesarias.

“Pienso que si los maestros se mantienen protestando el Gobierno va a dar su brazo a torcer, por eso es bien importante apoyarlos”, recalcó la madre, residente en el casco urbano de Luquillo.

Por otro lado, Rumaire Santiago, estudiante graduada de la Universidad de Puerto Rico y residente en Loíza, se unió al paro frente a la escuela Pedro Falú Orellano en Río Grande.

“Estoy aquí apoyando a mi mejor amiga que es maestra de la escuela”, explicó la joven recién graduada de administración de empresas del recinto de Río Piedras.

“Es importante que apoyemos a los maestros porque ellos son los que forjan a los ciudadanos y, aunque uno no sea maestro, es muy importante estar aquí”, añadió.

Según explicaron varios maestros en las líneas de piquetes de las diferentes escuelas de la región, la poca asistencia de padres y estudiantes en las manifestaciones responde a que estos fueron informados sobre el paro la semana pasada durante la entrega de calificaciones a los estudiantes.

Sin embargo, muchos maestros catalogaron como un éxito para sus reclamos la decisión de padres de no enviar a sus hijos a clases durante el día de ayer.