Padres de niño con muerte cerebral piden tiempo para evaluar si lo desconectan de las máquinas

10/12/2012 |12:06 p.m.
El diagnóstico médico es de muerte cerebral, pero los progenitores del niño de 10 años se mantienen esperanzados de que pudiera recuperarse.

La administración del Centro Médico de Río Piedras le concedió hasta el próximo lunes a los padres del niño Jeffrey Santiago González, quien se mantiene conectado a un ventilador artificial, para decidir si le desconectan las máquinas.

El diagnóstico médico del infante de es de muerte cerebral, pero los progenitores del niño de 10 años se mantienen esperanzados de que se recupere. Así que solicitaron más tiempo, por lo menos hasta el próximo lunes, cuando se le realizará un examen de resonancia magnética (MRI, en inglés), para ver si ha habido alguna mejoría.

El director de la institución hospitalaria, el doctor Ernesto Torres, se reunió a eso de las 10:00 a.m. de hoy, viernes, con los padres de Jeffrey, Suanette González y Benji Santiago.

"Escuchamos su decisión. Nos pidieron más tiempo… Les hemos dado más tiempo y entonces la semana que viene nos volvemos a reunir", dijo Torres, al salir de su oficina junto a Santiago y González.

Jeffrey Alexander se mantiene conectado al ventilador desde que llegó al Centro Médico, el pasado 3 de octubre. Según la versión ofrecida a las autoridades, el día antes se golpeó en la cabeza al caerse de una cama.

El diagnóstico no ha detenido la fe de los padres del niño. Están esperanzados en que el examen médico del lunes puede ser alentador.

"Se nos ha dado el tiempo que pedimos. Seguimos orando, unidos en oración y pidiéndole a Dios cada día que nos de un ratito más de luz para nuestro hijo", expresó González.

"No me voy a rendir. Voy a seguir aquí, día y noche, porque quiero verlo levantarse y tengo fe que eso va a pasar", agregó.

Por su parte, Santiago confía en que las oraciones de familiares, amigos, allegados y desconocidos que se le han acercado para ofrecerle apoyo, se podría reflejar en una resultado positivo en el MRI.

"Cada vez que viene alguien, como Samuel Hernández (cantente de música sacra), nos da fuerza para seguir luchado… Que Dios haga el milagro. Todo está en sus manos… si es de Dios, todos los niños son de Dios. Aunque sea mi único hijo, no soy quien para decirle que me lo deje… Como quiera que sea, me voy a sentir súper agradecido. De las manos de Dios, lo voy a entender", manifestó Santiago.

"Sigo orando para que ese niño se levante. Ahora mismo lo miras y no parece que tiene ese tipo de trauma. El niño está intacto. No está hinchado. Parece que está dormidito", añadió.

El padre de Jeffrey Alexander señaló que sus esperanzas han cobrado fuerza desde que vio otro caso en el mismo hospital.

"El niño tiene un 3% (de actividad cerebral). Aquí mismo hay un señor que tiene un 4% y él se está moviendo. Yo digo que si es posible que la inflamación baje y el por ciento suba, él puede recuperarse… Es un niño que no tiene ningún padecimiento. Es un niño fuerte", destacó.

Mientras, Santiago indicó que un abogado sometió un recurso en representación suya en el tribunal ante la posibilidad de que soliciten más tiempo después del lunes para tomar la decisión de si desconectan a su hijo del ventilador artificial. Dijo que la vista se verá el martes.

"Que Dios y los tribunales decidan… Nosotros no le queremos quitar la máquina, pero se sabe que todo tiene un límite y esperamos en Dios que todo salga bien", dijo Santiago.

Por otro lado, González se sostuvo en las dudas manifestadas sobre el tiempo que se tardó el traslado del niño al Centro Médico, pues considera que el panorama clínico del niño pudo haber sido distinto, pero dijo que el tema lo discutirá después.

"Por ahora nos enfocamos más en la salud del nene. Más adelante se hablará de eso con calma", sostuvo González.

"Seguimos en pie", afirmó Santiago. "Es mi único hijo, mi vida, mi todo. No es fácil para mí verlo en esa condición, pero es fuerte. Mi hijo es fuerte. Antes de caer así, en esa condición, me decía: 'Mamá ora, mamá, ora. Y es eso es lo que yo hago día y noche. Me arrodillado y sigo orando, porque si es mi hijo y me lo dijo, yo lo voy a seguir haciendo".