Perplejos ante muerte de niño aplastado por pared

01/02/2013 |07:36 p.m.
No está claro cómo la pared pudo haberse movido lo suficiente para colapsar.

Las señales estaban ahí: una pared de cemento mal hecha, sin varillas, sin empañetar y solamente adherida al suelo con una base de cemento. Medía casi siete pies de altura y tras unos ocho años en el patio de la residencia de Ana L. Sastre, en Guaynabo, este miércoles en la tarde no se sabe por qué cayó sobre uno de sus nietos.

Y así, poco después camino al Centro Médico en Río Piedras, perdió la vida Kevin Fuentes Rivera, el único hijo de Joan Michelle Rivera y Gabriel Fuentes. Tenía cuatro años.

"No nos podemos explicar qué fue lo que pasó", dijo compungida Roxdalia Fuentes Sastre, tía paterna de Kevin y cuyo hijo, también de cuatro años, jugaba en el mismo patio al momento de la desgracia ocurrida en una residencia de la marginal Martínez Nadal, en el barrio Amelia, de Guyanabo. El niño de Roxdalia sufrió un rasguño en la pierna solamente.


No está claro cómo la pared pudo haberse movido lo suficiente para colapsar, aunque el agente Alfredo Freese, de la División de Homicidios Bayamón, explicó que sobre ella se encontraba una especie de cable. El muro fue construido porque se planificaba hacer otra casa más pequeña en el patio, pero fue detenida por la oposición de los vecinos.

 Tras caer la pared, doña Ana y su hijo, quien se encontraba cerca de la casa y reaccionó de inmediato a escuchar el ruido, corrieron para ayudar al pequeño Kevin.

"Comenzaron a sacar los bloques de encima", contó Roxdalia. Según su relato, el pequeñín tenía signos vitales tras el impacto, por lo que fue llevado al Centro de Diagnóstico y Tramiento del barrio Amelia. Sin embargo, murió camino al Centro Médico.

Kevin residía con sus progenitores en Toa Alta, quienes trabajan, el en una tienda y ella en una institución bancaria. Por esta razón, el niño era cuidado por abuela paterna.

"Era un niño excelente", dijo su tía. "Mi mamá (la abuela del niño) está descontrolada.

La investigación la tienen a su cargo el agente Fresse y la fiscal Rebecca Carrasquillo. A las 7:00 p.m. no estaba claro si se planificaba someter algún tipo de cargo por negligencia contra la familia del menor.