Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
Este caso es consultado con la fiscal Jocelyn Carrión, quien evaluará la prueba recopilada para la debida radicación de cargos si se prueba el maltrato y negligencia en el caso. ([email protected])  
Dueña de agrocentro embargado culpa a la agencia, pero Zaragoza dice que dio permiso para alimentarlos.

Canóvanas.- Los dueños de un agrocentro en Canóvanas presentaron una querella en la Policía  para que  investigue las circunstancias en las que el Departamento de Hacienda embargó ese comercio en el que se dejaron supuestamente desprovistos de seguridad a los animales durante el proceso de cierre, lo que provocó que una veintena de ellos muriera sofocado y de hambre.

Como un acto de “crueldad animal” por parte del Estado fue calificado lo sucedido por Ruth Monge, propietaria del Mega Agrocentro Los Colobos, comercio embargado por inspectores de Hacienda el pasado  29 de enero, por  supuestas violaciones al Código de Rentas Internas.

Monge dijo  a Primera Hora que  el día del operativo su única preocupación fueron las decenas de animales que tenía allí y así se lo informó a los inspectores de Hacienda, quienes le dijeron que no se preocupara porque se iban a dejar unas áreas abiertas para que los alimentaran.    

Monge asegura que algunos de sus empleados fueron durante la tarde del embargo a alimentar a los animales, según lo establecido, cuando encontraron que el área donde estaban los animales pequeños era una de las clausuradas con la cinta adhesiva.

“Ellos pudieron alimentar a los animales de granja, pero a los pequeños no tenían acceso”, expresó Monge.


Fue entonces, asegura, que comenzó el vía crucis que incluyó una querella en el cuartel de Carolina Sur y una solicitud de entrada de emergencia al local en la Sala de Investigaciones de San Juan, ambas gestiones sin éxito.

“Cuando entramos (al comercio) fue nefasto lo que vimos. Habían conejos, un cerdito enano, gallos, güimos y aves muertas. Otros estaban moribundos. Murieron de hambre y sofocados”, dijo.

Mientras, el agente Wilfredo Rivera, agente de la Unidad Especializada en Maltrato de Animales de la región de Carolina, indicó que la investigación está en una etapa preliminar.

“Nuestro interés es averiguar qué pasó y adjudicar responsabilidad con los que cometieron el delito”, sostuvo Rivera.

Hacienda responde

El secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, envió ayer una declaración escrita explicando que  en operativos como el del agrocentro se orienta a los dueños o personas encargadas de los establecimientos en los que hay materiales perecederos o animales que están autorizados a entrar al negocio, ya sea para removerlos y, en el caso de los animales, a alimentarlos.

El funcionario afirmó que se  instruyó al personal de seguridad para autorizar la entrada de los encargados del agrocentro y de mantener cerca las llaves para facilitar la entrada. 

“Aun así, el personal de este comercio decidió no entrar a darle comida a los animales”, afirmó Zaragoza.

Regresa a la portada

Tags

Canóvanas