Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Piden que hagan llamado a los jubilados de la AEE

Por Michelle Estrada Torres / [email protected] 10/23/2017 |03:53 p.m.
A modo de ejemplo, el ejecutivo municipal dijo haber reclutado a un empleado retirado de la AEE que lo ha asesorado tras el paso de María. ([email protected])  
Alcalde de Hormigueros exhorta al gobernador a integrarlos a las labores de recuperación.

Hormigueros. El alcalde Pedro García instó al gobernador Ricardo Rosselló Nevares a provocar la integración de jubilados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a los trabajos de recuperación del sistema energético del país, colapsado por el azote del huracán María.

“Un consejo al gobernador es que él mismo haga un llamado patriota a todos los jubilados de los últimos cinco años a que regresen a trabajar, sea voluntario o con paga. Le diría al señor gobernador que con una orden ejecutiva activara ese ejército de puertorriqueños decentes y buenos que se jubilaron y están hábiles para trabajar y que entren a ayudar a esos muchachos que son más jóvenes y tienen menos experiencia”, manifestó García.

“Ellos (los empleados de la AEE) quieren avanzar y tienen compromiso, pero necesitan la ayuda de los expertos, de los que saben, de los que conocen el sistema al dedillo. Tienen que venir, los necesitamos”, agregó.

A modo de ejemplo, el ejecutivo municipal dijo haber reclutado a un empleado retirado de la AEE que lo ha asesorado tras el paso de María.

Superficie del municipio: 45.53 km2 Habitantes: 43,772 (2011) Dato 1: 1,500 personas sin techo o parcialmente sin techo Dato 2: 11:00 a.m. / hora en que el ojo de María estuvo en Manatí -Título del artículo A Manatí le tocó enfrentar viento, inundaciones y la furia del mar -Bajante Las ráfagas y el agua, que trajo consigo el huracán María, provocaron daños a entre 6,000 y 7,000 casas, según las reclamaciones a FEMA. -Byline: Por Jayson Vázquez de Primera Hora -Texto: Apenas unos minutos antes de las 11:00 de la mañana del 20 de septiembre, los manatieños comenzaron a sentir una aparente calma luego de horas de intensos vientos y copiosa lluvia. Se trataba, sin embargo, del ojo del poderoso huracán María, que cruzó el municipio costero de este a oeste, entrando entre los barrios Coto Sur y Río Arriba Saliente, y emergiendo por el barrio Bajura Adentro. Justo sobre este pueblo, María contaba con vientos máximos sostenidos de 140 millas por horas y una presión barométrica de 930 mb. Esos intensos vientos arrancaron cientos de techos, principalmente en los barrios altos del municipio. “Aproximadamente unas 1,500 personas tuvieron pérdidas mayores porque el techo se les fue completo o mitad de ese techo”, relató a este medio el alcalde de Manatí José Sánchez González a dos semanas del paso del sistema tropical. “Hay gente que está viviendo a la intemperie. Algunos están durmiendo con sus hijos en algún bañito o cuartito que tenían pequeño y que taparon con algunas planchas que recogieron”, añadió. El Río Grande de Manatí también se salió de su cause luego de que cayeran entre 16 y 20 pulgadas de lluvias en territorio manatieño. En la zona de La Vuelta del Dos, La barriada Boquilla, el sector El Tanque se inundó con sobre cinco pies de agua. El “mar” en que se convirtió el río -como lo describieron algunos residentes- inundó también partes del pueblo de Barceloneta. El alcalde explicó que de 70 a 80 casas quedaron sumergidas. La comunidad Esperanza quedó incomunicada por la inundación de las carreteras 685 y la 687. Mientras, en la costa, el océano penetró en la comunidad aledaña a la playa conocida como "La Poza de las mujeres", destruyendo casas y carreteras. "La playa de las Golondrinas y para La Poza de Las Mujeres no hay paso. Para allá el mar se juntó con el río y dejó como 30 pies de profundidad. Se llevó la carretera", detalló Sánchez González. El 100% de Manatí se quedó sin servicio eléctrico, igual que sin el servicio de agua potable. “Todavía no te puedo decir que la distribución del agua es suficiente para satisfacer la necesidad que está teniendo nuestra ciudadanía”, dijo el ejecutivo municipal en aquel momento. A esto se suma la dificultad que representa repartir agua en comunidades como el Cerro Gandía, que tiene empinadas cuestas y estrechas escaleras para acceder a las residencias. No obstante, ya a casi un mes del paso de María había pequeña partes del pueblo con servicio. El 20 de septiembre hubo más de 200 refugiados y todavía hoy, 38 familias según en refugios. Uno de esos casos es el de Lydia Pérez Figueroa, de 67 años, de la comunidad Alto del Cabro. “Fue doloroso ver cómo las planchas de zinc, una a una, caían amontonadas”, dijo la mujer. ‘No es fácil tenerlo todo y de la noche a la mañana quedarnos sin nada”, agregó. Una persona falleció en Manatí durante el azote del huracán, pero por un infarto. El alcalde confiaba en que a un mes del paso de María, las zonas aledañas a la carretera PR#2 sean energizadas pues es "donde se encuentra el motor económico de Manatí". -Frase a destacar dentro del texto (máximo 170 caracteres) "La playa de las Golondrinas y para La Poza de Las Mujeres no hay paso. Para allá el mar se juntó con el río y dejó como 30 pies de profundidad, se llevó la carretera", -Calce de la foto principal Además de arrancar techos de zinc, el viento destruyó parte del sistema eléctrico del casco urbano de Manatí (FOTO: JOSE PIPO REYES) -Calce de la foto interior William Vázque

“Yo contraté a Vidal Vega, que es un jubilado de hace tres años y fue supervisor en San Germán, para que me asesorara, viera las líneas, hiciera inventario, dijera por dónde entramos primero y ha estado a disposición de esas brigadas de Energía Eléctrica”, sostuvo.

El alcalde hormiguereño puntualizó, además, que la AEE está corta de recursos humanos y materiales, y que ello ha retrasado los trabajos porque la carga es enorme para la fuerza laboral actual.

“A Energía Eléctrica hay que darle un empuje fuerte. Energía Eléctrica no tiene personal, no tiene equipo ni materiales. Están reciclando el material de postes que se cayeron. Les sacan todas las piezas que pueden para usarlas en otro poste y eso atrasa el trabajo”, observó.

En cuanto a las brigadas traídas a Puerto Rico desde Estados Unidos para ayudar a la corporación pública, el alcalde preguntó si “¿van a regar unos poquitos por cada región?”.

“No he visto ninguno en el área oeste. Aquí en el oeste están trabajando los poquitos que tiene la AEE en cada zona y son pocos de verdad. Y están trabajando más de 12 horas al día”, manifestó García.

Regresa a la portada