Por las nubes los plátanos- Ve vídeo

10/03/2012 |
El farináceo, uno de los protagonistas de la mesa boricua, se está vendiendo hasta a $1 por pieza.

Tribursio lo prefiere en tostones. A doña Julia le gustan hervidos. Esperanza se los disfruta maduros y Melba hace con ellos un delicioso mangú dominicano.

“Primero los sancocho, los machaco como si fuera puré, le echó cebolla, jamoncito y una grasita de aceite y pa’ abajo”, relató Melba Bueno mientras se le hacía la boca agua.

Sin duda, el plátano es uno de los ingredientes principales en la mesa de los puertorriqueños pero, al parecer, degustar estos deliciosos platillos se ha convertido en todo un lujo, pues el farináceo ha alcanzado el fuerte precio de $1 por pieza tanto en plazas del mercado como en los colmados del país.

Mientras, en algunas áreas de EE.UU., donde no se cosecha el fruto, increíblemente se consiguen hasta 10 o 12 por dólar e, incluso, en algunas cadenas de supermercados te los regalan al gastar $50 en compra.

“El plátano ahora es un lujo porque está hasta a un dólar. En estos días ha estado bien caro”, dijo Tribursio Soto, al reconocer que ha pagado el plátano a peso a petición de su esposa. “Imagínate si no llego con él”, agregó en tono de broma.

Julia Carmona también los ha pagado a este precio, pero reconoce que están caros. “Si le tengo ganas, lo pago... qué voy a hacer”, señaló la mujer, mientras compraba recao para hacer sofrito en la plaza del mercado de Río Piedras.

Un recorrido por el pintoresco lugar fue suficiente para comprobar que no existe tal cosa como una escasez, una de las posibles razones para un alza en el precio del plátano. Allí, ayer, el costo por unidad estaba entre los 75¢ y 85¢, todo dependía de la calidad del mismo y de si estaba maduro o verde.

Santiago Capois, quien hace 20 años es placero, indicó que a ellos la unidad se les vende a un promedio de entre 50¢ y 60¢ . “Uno lo compra ahí abajo a 50¢ y 55¢ y tienes que ganarle 20¢ por artículo”, señaló.

Pero, ¿por qué tan caro?

Aunque algunos pueden atribuir el precio a los altos costos de la mano de obra y el encarecimiento del proceso de cosecha del fruto, el secretario de Agricultura, Neftalí Soto, señaló que “no puedo decir cuál es la razón” para el alza.

“A mi entender, está un poco más alto de lo que debiera estar. El agricultor es el que siembra, invierte dinero y espera entre 10 y 12 meses para empezar a cosecharlo, y tiene que venderlo a 30¢ para que pueda recuperar su inversión y tenga una ganancia modesta”, lamentó el funcionario, quien estimó que en Puerto Rico hay unas 300 cuerdas de terreno sembradas de este alimento.

Otra posibilidad para el alza se le podría atribuir a que el producto de aquí tiende a ser más caro en comparación con otros países de Latinoamérica y el Caribe, donde la mano de obra tiende a ser más barata, pero esta tampoco debe ser la razón. Menos aún se le puede achacar a un temporal.

La importación del plátano es ilegal, a menos que el Departamento de Agricultura determine que hay escasez y conceda unas licencias para traerlos desde otros países.

>

Para el vicepresidente de la Asociación de Agricultores, José Antonio Reyes, el que sale ganando en todo este traqueteo es el intermediario, que regatea con el agricultor para comprarle el plátano barato y luego va y lo vende a un precio absurdo.

“El intermediario es el que se llena la barriga apretando al agricultor”, lamentó al decir que “no hay excusa para el alto precio. “Eso son los inescrupulosos”, agregó al destacar que en los últimos 36 meses los costos de producción para los agricultores han subido en un 25 por ciento.

Otro problema que están enfrentando los agricultores es la competencia de los tostones y amarillos congelados, que sin duda son preferidos por muchos consumidores por la comodidad y el factor económico.