Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Prohíben el ‘texting’ a los camioneros

02/15/2010 |

¿Sabía usted que utilizar el teléfono celular para enviar un mensaje de texto hace que el conductor pierda visibilidad de hasta 100 metros? ¿Es consciente de la tragedia mortal que podría ocurrir por tal distracción?

Estas afirmaciones fueron suficientes para que la presidenta de la Comisión de Servicio Público (CSP), María Fullana Hernández, adoptara para la Isla - con el respaldo de las uniones de transportistas locales- una guía reguladora de la Administración Federal de Seguridad de Autotransportes de Estados Unidos, que prohíbe el texting a los conductores de autobuses y camiones que pesen más de 10,000 libras o que estén diseñados para transportar a ocho personas o más.

La agencia federal es la que regula la transportación de pasajeros y acarreo de carga en los Estados Unidos y Puerto Rico, por lo que el reglamento aplica tanto a los concesionarios como a las empresas privadas de la Isla. La medida entró en vigor a finales del mes pasado. La misma coincide con una orden ejecutiva firmada por Barack Obama para prohibir el uso de celulares y el texting entre los empleados federales mientras conducen vehículos de su propiedad o del Gobierno.

“Conocemos a cabalidad lo que puede significar distraerse usando el celular y no queremos que el teléfono sea el detonante de una tragedia”, expresó Fullana, al lamentar que el tema se haya despachado en la Legislatura sin efectos favorables para la creación de una ley.

“La Comisión entiende que la Legislatura a nivel estatal debe crear una ley que prohíba terminantemente el uso del celular en todo momento mientras se hace uso de un vehículo de motor, ya que los intentos por crear una ley al respecto no han tenido éxito ante el cuerpo legislativo”, dijo la portavoz de la Comisión, haciendo referencia al proyecto cameral 154 que enmienda la Ley de Vehículos y Tránsito para incluir la prohibición de usar un celular mientras se conduce un auto, salvo que se utilice un aparato hand free. No hacerlo conllevaría una multa de $100.

El proyecto fue aprobado por la Cámara y está a la espera del análisis del Senado.

El mismo sentir comparte el director ejecutivo de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, Miguel Santini, quien endosó que se prohíba el uso de celular para los camioneros e instó también a los legisladores del país para que la regulación se extienda a la población general.

De hecho, la petición de Santini está sustentada por unos hallazgos de un estudio que realizó recientemente la Comisión.

Entre los datos más interesantes del informe, se destaca que más de la mitad de los conductores en Puerto Rico usa su celular mientras conducen y en promedio realizan cuatro llamadas y reciben seis, mientras tienen “control” del volante.

“Definitivamente, el celular es un problema grave de distracción al manejar y lo más interesante es que, según el estudio, el 71% de los conductores está consciente de que el uso de celular mientras se conduce atenta contra la seguridad al volante”, manifestó Santini.

De hecho, la información coincide con una encuesta informal realizada ayer por Primera Hora en la que el 100% de los entrevistados catalogó como negligente su uso y atenta contra la seguridad pública que se realice texting al conducir.

“Esos mensajes lo que provocan son despistes y accidentes”, dijo una de las participantes.

Los encuestados fueron más allá y consideraron que se debe crear una ley para fiscalizar y penalizar a quien lo haga.

La misma idea acogieron el presidente de la Confederación Auténtica de Camioneros, Luis Falcón, y el presidente de la Asociación de Instructores de Escuelas de Conducir de Puerto Rico, Carlos Pardo, quienes avalaron cualquier gestión que se realice con estos fines.

“Me parece estupendo y favorable que se realice alguna ley porque es una medida de seguridad importante para los transportistas”, dijo Falcón.

Pardo, por su parte, dijo que le parece “enfermizo” ver a las personas, en especial a los jóvenes que se instruyen para aprender a guiar, desconcentrarse a causa del texting.

“Eso es como una enfermedad y debería prohibirse porque la seguridad detrás del volante debe ser estricta”, dijo.