Promueven estudios en escuela de cine cubana

01/29/2013 | 05:13 p.m.
Maite Rivera Carbonell expresó que su preparación académica en la escuela cubana le abrió las puertas a producciones cinematográficas internacionales.

Egresados de la Escuela Internacional de Cine y Televisión San Antonio de los Baños en Cuba, narraron hoy algunas de sus experiencias académicas en esa institución caribeña ante alumnos de la Universidad del Sagrado Corazón (USC) en Santurce.

Maite Rivera Carbonell, ganadora de premios Goya por su labor como sonidista en los filmes The Others (2001) y Tres Días (2009), expresó que su preparación académica en la escuela cubana le abrió las puertas a producciones cinematográficas internacionales.

Rivera Carbonell sostuvo que, aunque se especializó como sonidista, en la escuela aprendió sobre todas las disciplinas vinculadas al séptimo arte, a la vez que amplió de forma dramática sus conocimientos culturales.

Al presente, Rivera Carbonell, oriunda de San Juan, pero radicada en España hace 14 años, está inmersa en la investigación para la realización de un documental cuya dirección tendrá a cargo.

Sin embargo, sacó tiempo para compartir con jóvenes estudiantes de comunicaciones que tienen inquietudes de convertirse en profesionales de la industria cinematográfica.

Además de Rivera Carbonell, Claudia Calderón, directora del laureado cortometraje El año del cerdo, habló a los universitarios sobre los requisitos para optar por cursos intensivos de tres años en el aula cubana.

Calderón y otros egresados mencionaron que esta escuela de prestigio mundial recibe solicitudes de ingreso de jóvenes de toda América, Europa y Asia, entre otros lugares, pero solo se admiten al presente 56 personas por año.

El año del cerdo se ha presentado en varios festivales internacionales de cine como el de Tribeca, y en estos eventos ha llegado a pantallas de países como Israel, China y Serbia. Su directora instó a jóvenes de 22 a 28 años a optar por esa retadora y enriquecedora experiencia educativa en Cuba.

Calderón fue premiada con el galardón de mejor corto de ficción en el Festival de Cine de Sao Paulo, en Brasil, por su obra El año del cerdo, filme que también ganó el premio otorgado por el público brasileño.

Los estudiantes, durante su encuentro con los cineastas formados en Cuba, fueron informados sobre requisitos fundamentales para optar por una plaza de estudios en esa institución, comenzando con la presentación de un portafolio que resuma su trabajo creativo. Los aspirantes deben tomar exámenes sobre conocimiento general y especialmente sobre culturan latinoamericana y cultura cinematográfica mundial.

Los estudios en la Escuela Internacional de Cine y Televisión San Antonio de los Baños en Cuba, tienen un coste aproximado de $18,000, pero incluyen el hospedaje, comida, materiales y los cursos por tres años, precisaron los egresados.

Entre los conferenciantes que presentaron algunos de sus trabajos fílmicos y se dirigieron a los estudiantes de la USC figuró el profesor David Moscoso, Margarita Aponte y Tito Román, quien trabaja en un documental sobre Ramón Emeterio Betances con colaboración de técnicos de Francia y otros países.

La Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños fue fundada el 15 de diciembre de 1986, como filial de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (FNCL). Es dirigida por el guatemalteco Rafael Rosal y está considerada como una de las más importantes del mundo.

Sus creadores -el escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez, el poeta y cineasta argentino Fernando Birri, y el realizador y teórico cubano Julio García Espinosa- buscaban la instauración de una Escuela de Tres Mundos para estudiantes de América Latina, África y Asia.

Gracias al apoyo del gobierno cubano, la escuela fue inaugurada sólo un año después, el 15 de diciembre de 1986, siendo su su primer director fue Fernando Birri, prestigioso realizador argentino, precursor del movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano, destaca la entidad en su página electrónica www.eictv.org.

La institución opera con una filosofía particular: "la de enseñar no a través de maestros profesionales, sino de cineastas activos, capaces de transmitir conocimientos avalados por la práctica, la experiencia en carne viva, una constante actualización", agrega la entidad en su sitio cibernético.