Proponen bajar el límite de alcohol

Por Bárbara J. Figueroa Rosa / bfigueroa@primerahora.com 05/15/2013 |
En Puerto Rico, la propuesta es bien vista por las autoridades. (Archivo)  
Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de EE.UU. recomienda la reducción ante altas cifras de accidentes.

En la última década, cerca de 2,000 personas en Puerto Rico han fallecido en accidentes de tránsito provocados por la negligencia de un conductor ebrio. ¿Cuántos más morirán este año? ¿Qué se puede hacer para prevenir este problema?

Esta y otras interrogantes fueron las que se hicieron los miembros de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés) –país donde mueren anualmente cerca de 10,000 personas a causa de este tipo de accidentes– cuando presentaron una propuesta que busca bajar los niveles permitidos de alcohol en la sangre de los conductores de 0.08% a 0.05%.

Para crear conciencia, la Junta eligió una fecha que ha quedado para siempre en la memoria colectiva de los estadounidenses.

Precisamente ayer, 14 de mayo, se cumplieron 25 años de uno de los accidentes más mortíferos en la historia de la nación norteamericana, en que un conductor ebrio (Larry Mahoney) provocó en el estado de Kentucky la muerte de 24 niños y tres adultos que viajaban en un autobús de una iglesia. Las víctimas murieron calcinadas, mientras otros 34 pequeños resultaron heridos. Las pruebas de alcohol en la sangre que se le hicieron a Mahoney arrojaron 0.24% , el doble permitido por ley en aquel entonces. El hombre fue condenado a 16 años de prisión, de los cuales cumplió 11. En 1999 fue liberado al mostrar buena conducta en la cárcel.

Aquí, en Puerto Rico, también han sucedido incidentes similares y trágicos que han sacudido a la ciudadanía. Entre ellos el de la ingeniera Marla Figueroa Pomales, quien en el 2006 causó la muerte en Aguadilla a tres vendedores ambulantes e hirió de gravedad a otro al provocar un accidente por guiar bajo los efectos del alcohol. En el 2008, la joven –que ahora tiene 33 años– fue sentenciada a cinco años, seis meses y un día, de los cuales tres serían en la cárcel y el resto bajo arresto domiciliario.

Precisamente, la iniciativa de la NTSB está orientada a evitar los accidentes de tránsito relacionados con el consumo de alcohol.

“Es algo crucial. El manejo en estado de embriaguez es uno de los mayores asesinos en los Estados Unidos”, dijo la presidenta de la Junta, Debbie Hersman, al noticiario CNN.

Aunque reconoció que en los últimos años se han desarrollado varias políticas federales y estatales que han creado una mayor conciencia ciudadana, Hersman dijo que todavía son muchas las muertes provocadas por los conductores ebrios.


“En los últimos 30 años, más de 440,000 personas han fallecido en los Estados Unidos por la conducción alcoholizada... si no atacamos el problema hoy, ¿cuándo tendremos la voluntad de hacerlo?”, cuestionó la funcionaria al asegurar que reducir el índice de alcohol al 0.05% salvaría entre 500 y 800 vidas por año.

Según el portal www.abiapr.com/orientatepr/, el cual provee una calculadora para que las personas puedan medir el nivel de alcohol en la sangre, una mujer de 130 libras superaría el nivel de 0.05% con solo dos cervezas o dos copas de vino, las cuales elevarían el alcohol en su sangre a 0.076%. En el caso de un hombre cuyo peso sea 180 libras, bastarían dos tragos para alcanzar el límite sugerido.

Aunque la NTSB solo está haciendo una recomendación, la propuesta podría ser bien vista ante las agencias federales, estatales y las legislaturas, incluyendo el Congreso.

“Yo creo que es solo cuestión de tiempo para que se apruebe una legislación que reduzca el límite... estoy seguro de que, tarde o temprano, pasará en Estados Unidos y en Puerto Rico porque actualmente hay más de 100 países en seis continentes que tiene el 0.05% o menos como límite, entre ellos Polonia, China, Argentina, Venezuela, Chile... Y te digo más, en países como Brasil es un 0.0%”, dijo, por su parte, el director ejecutivo de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito (CST), José A. Delgado.


La ley vigente en la Isla establece que el límite de alcohol en la sangre permitido para conducir un automóvil es de 0.08% en los adultos mayores de 21 años y de 0.02% en los jóvenes entre 18 y 20 años.

“A mí, en lo personal, me parece que esta noticia traerá la discusión pública a la Isla y esa será la única forma de crear conciencia y de buscar legislación”, agregó.

Delgado recordó que este tipo de medidas deben ser evaluadas por la ciudadanía en general, quienes deben tener claro que con solo 0.01% de alcohol en la sangre los conductores presentan problemas de atención. “Ya con .02% están mareaítos y con .04% ya es necesario que pasen la llave... Y lo más importante es que recuerden que una persona ebria que coge el volante de un auto se expone a convertirse en un potencial asesino”, expresó.


¿Letra muerta?

Las víctimas de conductores ebrios y quienes han perdido familiares por esta fatal negligencia también analizaron la propuesta y la ven con buenos ojos, siempre y cuando la posible legislación para reducir el límite de alcohol en la sangre de un conductor no redunde en “letra muerta”.

Así opinó Sonia Señeriz, de la Fundación Luis A Señeriz, una organización que creó hace 28 años cuando un conductor negligente le quitó la vida a su hijo.

“Lo más que me interesa es el efecto de la ley, sea la actual o la que propongan. Quiero evidencia de que los conductores negligentes están cumpliendo con la ley... porque, más allá de las muertes, están las víctimas que sobreviven, cuyas vidas quedan marcadas para siempre”, dijo Señeriz.