Protejamos a los manatíes

01/07/2010 |

Una población estable, pero delicada.

Los enormes e inocentes manatíes, primos de los elefantes, llevan siglos habitando nuestras costas.

Lentamente, nadan por las praderas de yerbas marinas donde se alimentan. Sin embargo, durante los últimos años las actividades humanas han representado su mayor amenaza.

En días recientes tras una demanda de la organización Center for Biological Diversity al Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFSW), se informó que el censo de dicha agencia reflejaba un número de manatíes en Puerto Rico de 72.

Sin embargo, en entrevista con Primera Hora, la subdirectora del USFWS en Puerto Rico, la ecóloga Marelisa Rivera, informó que ése es el número mínimo de individuos evidenciado en un censo aéreo realizado en el año 2009. La funcionaria aseguró que la población de manatíes fluctúa entre 150 a 200 individuos.

“El número 72 es el mínimo que se ha visto y consistió de 64 adultos y ocho bebés. Los censos aéreos tienen mucho error para detectar porque se hacen a 750 pies de alto. Desde el 1991 hasta el 2002 se han registrado censos en los que se han visto hasta 117 animales en la Isla", explicó la perito.

Les gusta el sur y sureste de puerto rico

Según Rivera, Ceiba, Guayama, Guayanilla y la zona de Mayagüez son lugares donde hay muchas praderas de algas marinas y aguas calmadas con acceso a la boca de los ríos donde se observan muchos manatíes. En los ríos toman agua dulce.

De su parte, el biólogo marino Antonio Mignucci, director de la Red Caribeña de Varamientos, dijo que los censos que él ha hecho en helicóptero entre Ponce y Cabo Rojo han evidenciado de 35 a 40 manatíes en el agua. De Ponce a Patillas se han observado de 45 a 50.

En su libro El Manatí de Puerto Rico establece que las áreas donde más abundan estos mamíferos son entre Fajardo y Ceiba, y en la bahía de Jobos entre Guayama y Salinas.

“Es una dualidad la situación con los manatíes. La población está estable, pero el número es muy poquito para bajar la guardia. Estamos hablando de 300 a 350 animales. Es un número bien pequeño y cualquier evento catastrófico o natural se pudiera llevar a la mitad de la población. Uno de estos escenarios pudiera ser un derrame de aceite que pueda afectar las algas marinas u otra contaminación que se dé en el lugar”, dijo Mignucci.

Los manatíes son mamíferos que están en peligro de extinción porque son más los animales que mueren que los que nacen y eso en gran medida se debe a los choques con embarcaciones y la interacción con los seres humanos.

Son chulos pero no se malcrían

Uno de los problemas que contribuyen a exponer a los manatíes a las áreas de lanchas y botes motorizados es que algunas personas sacan la manguera y les dan agua dulce, lo que hacer que éstos se mantengan más cerca de las marinas.

“No se supone, por ley, que uno cambie el comportamiento de los manatíes. En áreas cercanas a los humanos están más propensos a golpes”, dijo Mignucci.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, el Programa de Rescate de Mamíferos Marinos, en colaboración con el Zoológico de Puerto Rico, se está haciendo cargo de los manatíes que se encuentran varados.

En el mes de noviembre de 2009 un bebé manatí se quedó varado en el cayo La Barca en Salinas. Many, como llegó a llamarse, murió por desnutrición, informó Grisel Rodríguez Ferrer, bióloga y coordinadora del programa de varamientos del DRNA.

“Ese manatí dependía de su mamá y murió por desnutrición. Estaba muy delgadito cuando se encontró”.

Moisés vive en la costa este

Para aquellos que se pregunten dónde está Moisés, el manatí que se ganó el corazón de cientos de puertorriqueños en el año 1991 cuando fue rescatado debajo de un puente de Levittown, sepan que desde el año 1994, cuando fue liberado, Moisés vive en las costas de Naguabo y tiene 18 años de edad.