Puertorriqueños están indignados ante el alza en la criminalidad

12/05/2012 |
Mejorar la educación en todos los niveles es básico para que el país siga adelante.

El consenso está claro: en Puerto Rico hay mucha indignación ante el alza en la criminalidad y miedo ante la realidad de que la violencia te puede alcanzar en cualquier momento.

Ya estamos a punto de tocar fondo y es momento de canalizar esos sentimientos en acciones tanto individuales como colectivas, coincidieron ayer una maestra, un sociólogo, un experto en criminalidad y un economista.

El especialista en criminalidad Luis Pagán dijo que hay 30,000 personas en el área de seguridad privada, lo que es casi igual al número de policías en toda la Isla, y hay unos 1,200 puntos de venta de drogas, casi igual que la cantidad de escuelas, mientras que la economía informal del narcotráfico genera entre $5,000 a $8,000 millones al año y eso demuestra “dónde está el problema y dónde tenemos que atacar, pero desde el punto de vista salubrista, que necesita muchos más recursos”.

“Hay que empezar a hacer las cosas de manera distinta para obtener resultados distintos”, dijo.

Manuel Torres Márquez, doctor en sociología y catedrático de Naciones Unidas, expresó que cada ciudadano tiene que comenzar a cambiar desde lo más básico, como por ejemplo su actitud en la carretera, cediendo el paso hasta evitar colarse en las filas, que son formas de violencia que no se pueden seguir aceptando. Luego, cada persona debe preguntarse qué hace en su trabajo para mejorar el ambiente y, fuera de ese entorno, buscar qué más se puede hacer en su vecindario o través de organizaciones comunitarias.

A juicio del catedrático, el gobierno tiene que reducir su violencia institucional y hacer lo posible por no repetir nombramientos a la judicatura como los de días recientes, “con personas que no están preparadas”, ya que se daña la confianza del pueblo en sus instituciones y se pierde el respeto.

“Además, nos urge como pueblo trabajar en tres áreas: prevención, ley y orden y reinserción social”, indicó.

Marie Cabrera, maestra de inglés en la escuela Juanillo Fuentes de Guaynabo, aseguró que desde el área de educación hay mucho que aportar y mucho que mejorar para tener una sociedad más digna, empezando por crear una filosofía educativa coherente con nuestra realidad, que adapte lo mejor de los modelos extranjeros de éxito y que no se cambie cada cuatro años. Los recursos en las escuelas se deben aumentar para establecer más programas y se debe involucrar a los padres para que colaboren de manera real, al tiempo en que se busca la forma de enseñarles a ellos destrezas para bregar con la disciplina de sus hijos.

“Con todo lo que veo y, aunque sé que estamos en un punto bien bajo, yo sí creo que podemos emerger en un país mejor”, afirmó.

El economista Joaquín Villamil dijo que es muy difícil establecer cuánto nos cuesta el crimen como país y como individuos, y enfatizó en que el modelo de consumo desmedido que copiamos de Estados Unidos nos lleva a querer comprar aunque no tengamos los recursos. Eso empuja a muchos a involucrarse en actividades ilegales, lo que a su vez aumenta la criminalidad y la violencia. Sumado a la falta de empleos y el aumento en la corrupción, el panorama se complica y por eso es necesario un cambio radical, destacó.

“Es muy difícil, pero nos urge crear una estructura que nos permita movilidad social, o sea, que cuando se termine mi vida útil yo esté mejor que cuando empecé y que mis hijos estén mejor que yo, y que la gente sienta que eso es posible con actividades económicas legítimas. Para eso hay que reeducar y que el liderato político tenga voluntad”, declaró.

Secuestros

Algunos consejos para prevenirlos, y cómo actuar si le toca.

1. No estacione en lugares apartados o con poca iluminación

2. Si va a contratar servicios en su casa, busque personas con buenas referencias. No revele sus posesiones a desconocidos

3. Destruya todos los documentos personales antes de tirarlos a la basura

4. Cuando se acerque a su auto, no lo haga hablando por teléfono, esté alerta de cualquier persona extraña a sus alrededores.  Al subirse en el carro ponga los seguros de inmediato

5. De noche no se detenga mucho tiempo en los semáforos. Si nota un auto sospechoso cerca o siguiéndolo, llegue hasta un cuartel de la Policía

6. Si lo han secuestrado, coopere y trate de mantener la calma, si demuestra miedo, le dará poder al atacante

7. En  cualquier oportunidad que tenga, trate de huir y, si hay alguien cerca, grite “fuego” o algo que llame la atención

Fuente: Luis Pagán, experto en seguridad


Tags

Luis Pagán