Retratados los rostros de los ofensores sexuales

07/24/2010 |

En él hay más de dos mil hombres y 40 mujeres. Cualquiera que tenga acceso a Internet los puede identificar. Todos y todas son vecinos de alguien y, por ley, la gente tiene derecho a saber si quien vive al lado de su casa ha cometido algún delito relacionado con la ofensa sexual.

Creado por legislación en el 2004, el Registro de Ofensores y Abuso a Menores, manejado por el Sistema de Información de Justicia Criminal (SIJC), está, presuntamente, al día.

“El portal está funcionando según ley y orden y está al día. Todos los días se hacen cambios”, aseguró el director administrativo interino, Luis Carrillo Montañez.

Aunque el SIJC es la agencia que alimenta el portal, son la Policía y el Departamento de Corrección quienes se encargan de suministrar la información.

“Las fotos las suministra la Policía”, dijo Carrillo Montañez.

A pesar de que el ofensor sexual tiene que permanecer 10 años en el Registro, ese periodo no es concurrente con la sentencia, sino que empieza cuando termina de cumplirla.

“Mientras esté en la libre comunidad tiene que estar en el Registro y cuando termine, es que comienzan los 10 años”, explicó Ángel Caballero Báez, coordinador alterno del Registro en la Policía. Una persona con una sentencia de ocho años debe permanecer en el Registro por 18.

Para darle seguimiento, los coordinadores mantienen un plan de trabajo que incluye corroborar los domicilios de los ofensores.

“Ya tenemos un plan de trabajo y sabemos cuándo a la persona le toca registrarse”, señaló sobre la obligatoriedad de reportarse a la Policía cada año si el convicto no está tras las rejas.

Por ley, ninguna persona en el Registro puede mudarse sin avisar, aun si es a la casa de al lado. “Tiene que notificarlo 10 días antes y volvemos y lo registramos, le tomamos la foto y la huella del dedo pulgar”, amplió Caballero Báez.

Uno de los problemas que han enfrentado es que cuando un convicto por algún delito sexual sale a la libre comunidad, no cumple con reportarse a la Policía. “Corrección lo orienta para que pase a la oficina y registrarse y por lo general no viene o sale de la jurisdicción y queda sin registrarse, pero son cosas que no están en nuestro poder”, admitió sobre una situación “que se está corrigiendo”.

El Registro también ha tenido fallas como que la foto se borre o la información tenga errores. “Esto es factor humano, son data entry quienes entran la información”, destacó el coordinador, quien en la escala del uno al 10, le da ocho.