Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Sanjuaneros meten mano en sus calles tras inundaciones

Por Libni Sanjurjo / [email protected] 10/11/2017 |05:26 p.m.
Doña Angela Ontibero es residente en la barriada Figueroa, en Santurce. ([email protected])  
El municipio de San Juan reaccionó al identificar una bomba dañada en Santurce como una de las razones de la inusual anegación.

“¡¿Qué hago ahora?!”

La inquietante pregunta la pronunció el pasado domingo doña Angela Ontibero al percatarse de que su casa, ubicada en la barriada Figueroa en Santurce, iba llenándose poco a poco de agua, al punto de llegar a la altura de la cintura, durante el evento de lluvias del pasado domingo que provocó una inusual inundación en varios sectores de San Juan, tres semanas después del azote del huracán María por la Isla.  


Hoy, la octogenaria seguía sacando agua de su residencia en la calle A, número 48, donde dice que vive sola. 

“Estoy limpiando. Mire el agua como está, y adentro es peor… Mire, mire. Acá no hay luz, pero mire -empieza a chapotear con sus pies el agua que aún queda- ¿Oye el ruido? Todo, todo, todo. Yo no sé qué hacer. Que no sirve esto. Todo mojado”, expresó la mujer, oriunda de Argentina, al no poder contener el llanto.

“Estoy bien, bien mal. Mal de los nervios. Pensando qué voy a hacer ahora”, agregó. 

Otros sectores afectados por el evento de lluvia del domingo fueron la intersección de la avenida Fernández Juncos con la Roberto H. Todd -cercana a esa barriada-, Reparto Metropolitano y Puerto Nuevo. 

Varios vecinos y comerciantes de Santurce consultados por este medio apuntaron hoy que las alcantarillas tapadas con escombros y una bomba de agua dañada en la barriada Figueroa como las posibles causas del inesperado caos urbano. 

A pocos pasos de la casa de Angela, está la de Gonzalo Félix. “Nunca había subido así el agua aquí”, indicó mientras se comía una lata de spaghetti. 

Para él, sin embargo, la solución no es mudarse. “Los que no tenemos otro lugar donde ir, nada, tenemos que vivir así. Limpiar de nuevo y seguir pa’lante”, agregó.

El municipio le ofreció un rescate la noche del domingo, pero no aceptó. Argumentó que no puede mudarse por razones económicas, ya que aunque es "handy man" y empata con otros trabajos, no es suficiente. 

Para Johnashley Rodríguez, otra vecina de la misma calle, el llamado es a que limpien las alcantarillas y recojan escombros, aunque ya ha habido acciones sobre el particular en el área. “Si siguen los escombros en la calle, nos seguimos ahogando”, dijo Rodríguez.     

TAMBIÉN AFECTA A COMERCIANTES

De otro lado, el gerente general de operaciones de Reality Realty, Milton Serrano Lebrón, dijo que el negocio también sufrió daños por la extraña inundación en la intersección de la avenida Fernández Juncos con la Roberto H. Todd, evento que sorprendió a muchos al ver en las redes una foto del lugar que mostraba el agua a la altura de las gomas de carro. 

“Fue una inundación bien atípica. Se nos ha dicho que es que las bombas no están operando, pero eso es algo que desconocemos”, detalló Serrano Lebrón. 

También dijo que decidieron meter ellos mismo mano en la limpieza de las alcantarillas -lo que entiende puede ser otra causa del evento- para acelerar la solución del problema. 

“Tomamos la iniciativa de abrir las alcantarillas. Nosotros mismos sacamos toda la basura que había, los escombros, mucha hoja, y nosotros mismos con pala sacamos todo lo que se pudo… aquí nos entró aproximadamente un pie de agua”, agregó. 

Además, el negocio ya ha tomado medidas preventivas por si vuelve a ocurrir la situación. “Hay que mejorar el mantenimiento de las calles porque hay mucho escombro que se nota que no es de ahora… Entendemos que es una combinación de mantenimiento del municipio y la combinación del huracán María que trajo pues escombros fuera de lo usual”, expuso el gerente quien tuvo que cerrar operaciones el lunes.

SAN JUAN DA SU EXPLICACIÓN 

De otro lado, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, explicó a este medio en declaraciones escritas que en el caso de las inundaciones de la barriada Figueroa y las avenidas antes mencionadas, la bomba que le corresponde al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, “y que hubiese evitado la inundación en la barriada Figueroa, no funcionó, de hecho, el liderato comunitario indica que hicieron gestiones varios días antes de las lluvias con el gobierno central para lograr que la bomba funcionaria y así evitar una situación como la ocurrida”. Se preguntó vía email si era la misma causa para las otras áreas inundadas, pero al cierre de esta edición no se recibió respuesta a esa pregunta. 

También admitió que “es cierto que todavía nos queda mucho trabajo por hacer en el área de recogido de escombros”. Al respecto dijo que hasta el momento han recogido de escombros, 8,315,660 libras, de basura doméstica 41,520,085 libras, de material vegetativo 15,828,060 libras y de reciclaje 558,008 libras. Este medio solicitó reacción a Recursos Naturales y Ambientales para conocer su versión de los hechos y las medidas de acción, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta. Este medio sí observó brigadas del Departamento de Transportación Obras y Públicas en el expreso Luis Muñoz Rivera y según un empleado estaban destapando alcantarillas. 

Regresa a la portada