¡Santa Claus vive en Puerto Rico!

Por Gerardo G. Otero Ríos / gerardo.otero@primerahora.com 12/24/2013 | 00:00 a.m.
Ángel Soberal Martínez tiene un notable parecido con Papá Noel.

Arecibo.- Con su espesa barba blanca, mejillas rojizas al sonreír y una gruesa estructura corporal, muchos podrían confundir a Ángel Soberal Martínez con Santa Claus.

Aunque cualquiera podría pensar que son gemelos separados al nacer, la realidad es que Soberal Martínez no guarda ningún tipo de relación con papá Noel, más allá de aprovecharse de su notable parecido para llevar alegría y diversión a los niños puertorriqueños.

“Pues, yo siempre he sido gordito, tengo los cachetes colora’os, tengo la barba y el pelo blanco… lo único que me hacía falta era ponerme el traje y ya”, comenzó explicando, entre risas, sobre su motivación para convertirse en un Santa de carne y hueso.

 
Santa Claus boricua


Soberal Martínez, un ex profesor universitario y actual consejero estudiantil en la Pontificia Universidad Católica, en Arecibo, dijo que comenzó a vestirse como el “gordito de la Navidad” cuando era joven y apenas comenzaba su carrera universitaria.

“Siempre quise ir a estudiar pero en mi casa éramos de escasos recursos así que me fui a trabajar a una tienda y montaba columpios, bicicletas y otros juguetes durante la temporada navideña”, rememoró de la oportunidad que tuvo de trabajar en la desaparecida tienda por departamento Barkers.

Mientras Soberal Martínez realizaba esas tareas, veía cómo otro hombre vestido como Santa se paseaba por toda la tienda. Él pensaba que podía hacerlo mejor pues aquel Santa era “flaco, con una barba postiza y con unos tenis sucios”, según recordó.

“Le dije al gerente que yo podía vestirme como Santa y no necesitaba ponerme ni barba ni bigotes porque ya los tenía de ‘fábrica”, relató. Y así nació su nueva afición.

Pasar de ser una atracción en una tienda hasta convertirse en un verdadero San Nicolás ha significado para este hombre mucho más que ataviarse de rojo, blanco y negro.

Como tradición, Soberal Martínez comenzó a vestirse de Santa para sorprender a su hija cuando apenas era una niña.

“Ella no podía distinguir si verdaderamente yo era Santa Claus o no”, sostuvo.

Aquella ilusión de su niña provocó que quisiera llevarle la misma experiencia a otros niños.

Por eso, desde hace más de 15 años se ha dedicado a tiempo completo -al menos durante las navidades- a vestirse como papá Noel para visitar a otros niños en Nochebuena.

“Cuando yo entro a los hogares a despertar a los niños a la medianoche es una experiencia única, ver sus caritas y emocionarse de ver a Santa Claus en su casa me llena de mucha satisfacción, es una experiencia muy agradable”, dijo, al destacar que visita casas de familiares y amistades, así como albergues y refugios para niños.

“Esta época es de felicidad y el personaje de Santa Claus, por sus colores, sus vivencias y forma de ser, trae mucha alegría a todo el mundo”, manifestó.

¿Y cuánto le toma crecer su frondosa barba blanca?

“Me la empiezo a dejar crecer en febrero y me le doy mantenimiento, la voy cuadrando y ya para esta época luce así”, reveló.

“La única vez que no tuve barba fue cuando me gradué de la universidad porque mi mamá quería verme sin barba. Pero, aparte de esa vez, toda mi vida he tenido barba”, dijo el hombre.

Tags

Santa ClausArecibo