Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
Desde la semana pasada se han acumulado de sobre 12 pulgadas de lluvia. (Archivo)  
La vigilancia de inundaciones repentinas se mantiene en efecto hasta las 8:00 p.m., dado a que los suelos ya están saturados.

Aunque en esta mañana hay pocas probabilidades de lluvia, después del mediodía se espera otra ronda de aguaceros fuertes y tronadas que pudiesen generar inundaciones, crecidas de ríos y deslizamientos, informó el meteorólogo David Sánchez, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM).

La vigilancia de inundaciones repentinas se mantiene en efecto hasta las 8:00 p.m., dado a que los suelos ya están saturados.

Desde la semana pasada se han acumulado de sobre 12 pulgadas de lluvia.

Ayer, solamente, la constante lluvia dejó hasta ocho pulgadas de agua en la zona de El Yunque, en una pequeña zona entre Bayamón y Guaynabo, así como entre Sabana Grande, San Germán y Cabo Rojo, según cálculos del SNM.

Una vaguada cercana y la abundante humedad que hay en la zona han generado este deterioro de las condiciones del tiempo.

Sánchez precisó que se espera que para esta tarde la lluvia más numerosa y constante se registre en el interior y suroeste. De la zona metropolitana, se afectaría la parte sur, debido a que la dirección del viento está del este noreste.

Por otro lado, las condiciones marítimas están peligrosas para la mayoría de las aguas, ya que llega una marejada del norte. Se reporta oleaje entre seis a 10 pies y vientos de hasta 20 nudos.

Una advertencia para operadores de pequeñas embarcaciones está en efecto hasta mañana en la tarde para aguas del Atlántico, los pasajes de Mona y Anegada, así como a más de 10 millas de la costa sur.

Sánchez detalló que en aguas costeras del sur y el suroeste de la Isla las olas están a cinco pies.

El SNM también emitió una advertencia de resacas fuertes, pues las olas rompientes están a 13 pies.

Las corrientes submarinas, entretanto, están altas para las playas del norte de la Isla, así como el norte de Vieques y Culebra. Los bañistas no deben entrar a nadar, pues estas corrientes los pueden arrastrar hacia mar adentro y aumentar el riesgo de ahogamiento.

Para el sur de las islas municipios y el sur de Puerto Rico, el riesgo de corrientes es moderado. Los bañistas deben tener precaución.

Regresa a la portada

Tags

clima