Shopping en las redes sociales

Por Bárbara J. Figueroa Rosa / [email protected] 05/15/2018 |11:44 p.m.
La tecnología ha impuesto el reto a pequeños, medianos y grandes empresarios de ofrecer sus productos por internet debido a la marcada tendencia de consumidores de optar por no salir de sus casas para hacer sus compras. (Shutterstock)  
Las ventas se trasladan a las plataformas de conexión social.

Las redes sociales llegaron no sólo para permitir a los usuarios compartir historias, fotos o conectar con amigos y familiares, sino para dar un giro trascendental a la dinámica de los negocios, incluyendo aquellas pequeñas ventas a las que recurren muchos ciudadanos para cuadrar la chequera o generar ingresos adicionales para su bolsillo.

Las diversas herramientas que ofrecen redes como Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn o Pinterest han permitido cambiar las reglas del juego en el mundo del mercadeo y la publicidad.

El escenario llegó al extremo de provocar que pequeños, medianos y grandes empresarios de todo el mundo hayan tomado la decisión de sumergirse a estas plataformas en el afán de vender sus productos o servicios.

“Si no estás en redes sociales, no existes”, comenta Desirée Rodríguez, la directora de mercadeo y comunicaciones de Colmena 66, una organización sin fines de lucro desarrollada por el Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico, cuyo fin es conectar a emprendedores y comerciantes para que comiencen o fortalezcan sus negocios.

Rodríguez explicó que las redes sociales, además de proveer espacios de publicidad mucho más económicos que los medios tradicionales, también se han convertido “en el nuevo espacio y modo de comprar”.

“Ya no hay que ir a un mall a comprar. Ya no es relevante. Ahora las ventas online y por redes sociales facilitan esa necesidad a los consumidores, particularmente, aquellos que no tienen tiempo, no les gusta ir al centro comercial o prefieren hacerlo desde la comodidad de su hogar”, expresó Rodríguez al agregar que las plataformas se convierten a su vez en una herramienta de medición para que las empresas o comerciantes conozcan a su audiencia, puedan segmentarla por gustos o edades y proveer servicios dirigidos a esas poblaciones particulares.

De hecho, un estudio realizado el año pasado por Global Web Index determinó que el 43% de los consumidores entre 16 a 24 años, y el 38% de los usuarios entre los 25 y 34 años, utilizan las redes sociales para hacer investigación de productos y servicios. Se reveló también que en promedio, un usuario de internet tiene ocho cuentas de redes sociales.

En Puerto Rico, resultados de análisis como el Estudio Digital & Mobile Behavioral 2017 la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadeo (SME, por sus siglas en inglés) revelaron que la incidencia de uso de internet en la isla es de un 71% y es el teléfono móvil el medio preferido para hacer conexión digital con un 93% del total de usuarios. 

“Esta población utiliza las redes sociales cuando quiere buscar un servicio específico. Y en el caso del e-commerce vemos como Instagram o Pinterest son ideales para los negocios de ropas o retailers de artículos de cumpleaños. En Snapchat, de otra parte, se promueve mucho el mercado de viajes. En Facebook hay una diversidad de herramientas, incluyendo los Facebook Live (transmisión en vivo) que utilizan mucho los que se dedican al negocio de fitness o nutrición porque interactúan con sus clientes”, dijo Ivelisse Cortés, miembro de la Junta de SME.

La también directora de ventas de YuMe Rhythmone -compañía tecnológica dirigida a la venta programática- agregó que existen páginas de mucho provecho como LinkedIn, una red que tiene 106 millones de personas activas al mes (según un estudio de Statista), y cuyo propósito es dar oportunidad a empresas y profesionales de promocionarse, hacer networking e iniciar un negocio.

“Mientras más presencia en redes sociales, mucho mejor. Pero hay que tener claro que esas páginas hay que mantenerlas, responder a los usuarios, y tener gente adiestrada para ese proceso. De lo contrario, se te cae el negocio al 100%”, advirtió Cortés.

En cambio, cabe destacar que el Global Web Index revela que es la red social Facebook, con más de 2,000 millones de usuarios activos al mes, la de mayor alcance a nivel mundial. Y según los estudios, el 45% de los usuarios entre 25 a 34 años, así como el 39% de entre 16 y 24 años, utilizan la plataforma para hacer una búsqueda de productos y servicios. 


Suzanne Ujaque Guzmán (Archivo)

El mercado plus

Alguien que puede hablar sobre la utilización de herramientas de Facebook como vía de ventas es la bloguera de Primera Hora Suzanne Ujaque Guzmán, fundadora de Su-style.com, una plataforma dirigida a orientar a mujeres de talla grande en términos de belleza y moda. 

El website provee también un espacio de compras. En cambio, la fuerza en ventas llegó por redes sociales y casi “por accidente”.

“Saqué casi todo el clóset y hay más... Aprovecha $5, $10, $15, $20 SU Closet SALE LIVE!”, anunció recientemente Suzanne en su página de Facebook, alborotando a sus seguidoras que domingo tras domingo se conectan a las 8:00 p.m. para participar de un proceso de compra de ropa dirigida a la mujer de talla grande.

“Esto surgió de la nada en enero pasado cuando hice un resaque de mi clóset y saqué mucha ropa que me puse una sola vez, porque la verdad es que casi no repito outfits debido a la dinámica de mi trabajo”, expresó para explicar que fue entonces que una amiga le sugirió la idea de vender la indumentaria.

Inicialmente, utilizó Snapchat y en menos de lo esperado vendió 10 piezas. Luego, vendió otro puñado más. 

“Se me volvió como un estrés y lo aguanté hasta que se nos ocurrió utilizar Facebook. Y fue así que en febrero hicimos el primer live y fue un éxito total”, cuenta al revelar que nunca pensó que la venta tendría salida, pues tenía la impresión de que las mujeres puertorriqueñas no compran ropa de segunda mano.

La dinámica de venta en vivo que utiliza Suzanne consiste en mostrar una a una las piezas de ropa, a las que les coloca un número de identificación. La clienta que quiera una pieza debe escribir el número asignado y la palabra mío en el área de comentarios. También debe especificar con palabra “pagado” cuando haya completado la compra, la cual se adquiere por ATH Móvil o PayPal.

Suzanne les recuerda constantemente que cada venta es final y que la misma será enviada por correo  -con un cargo adicional- en un periodo de una semana.

“Ha sido un éxito. Y no voy a parar. Sobre todo porque la mujer de talla grande es un target olvidado”, cuenta quien debido al éxito del negocio está comprando ropa para venderla en sus eventos dominicales.


Zureida Ramos (Suministrada)

Desde Florida

El caso de Zureida Ramos es similar. La boricua, residente en el estado de Florida hace cuatro años maximizó las ventas de su negocio de prendas, Majestic Jewelry, a través de las transmisiones en vivo por Facebook.

“Desde que vendo por Facebook Live las ganancias aumentaron en un 70%. Definitivamente, las redes sociales cambiaron  la forma en que hacía negocios que, prácticamente, era de tú a tú con las clientes en sus casas o trabajo”, cuenta Zure Ramos, nombre con el que la localizan en la plataforma social.

 “Lo importante es tener unas instrucciones claras y a una persona que ayude en la transmisión”, cuenta quien vende accesorios de la línea Paparazzi, cuyo atractivo es que cada pieza tiene un valor de $5, aunque hay otras dirigidas a niñas por $1.

“Un dato curioso es que, aunque vivo en Florida, casi todas mis clientas son de Puerto Rico”, cuenta cuya dinámica de venta es parecida a la de Suzanne.




Regresa a la portada

Tags

redes socialesVentas