Sin incidentes en Walmart de Ponce

11/23/2012 | 03:27 a.m.
El gerente Orlando Rivera destacó que la idea de abrir la tienda a las 12:01 a.m. ayudó a que la espera no fuera tan larga.

Toda una aventura.

Con sillitas, mesas de dominó y otros apenas terminando de comerse su pavito de Acción de Gracias, miles de compradores acudieron a la tienda Walmart de Baramaya en Ponce para encontrar un buen lugar en la fila de la Venta del Madrugador.

Como todos los años muchos llegan desde tempranas horas del día y comienzan a ser parte de la enorme fila, que organizadamente tenía la forma de una gran serpiente, ocupando gran parte del estacionamiento.

Uno de los que tuvieron más suerte y logró acomodarse en la primera posición de la fila fue Edgar Figueroa, quien llegó junto a familiares a las 2:00 de la tarde del jueves, luego de disfrutar su almuerzo de Acción de Gracias.

“Vine buscando un PlayStation y una laptop y espero conseguirlo todo”, dijo el hombre con una sonrisa mientras observaba a los que esperaban detrás de él.

Asimismo, sostuvo que personal de la tienda le entregó el shopper y una nota aclaratoria sobre algunos artículos que no estarían disponibles, así como que entrarían a la tienda en grupos de 20 personas.

Igualmente, Linda León, quien llegó a las 5:40

p.m. y era una de las primeras personas en la fila para impedidos y embarazadas expresó que encontraría todo lo que buscaba y lo que no también.

“Vine a comprar una laptop, un televisor, un comforter y si encuentro una escobita barata me la llevo”, comentó entre risas.

Las horas de espera no fueron problema para muchos, quienes se entretenían conversando y hasta cantando música navideña.

Otros que aunque no llegaron muy temprano, pero fueron bien preparados, fue el grupo que acompañaba a Wilfredo Quiñones de Peñuelas. Este llegó con unas 15 personas en una guagua escolar y mientras sus respectivas esposas esperaban sentaditas en la fila los hombres jugaban dominó tomándose su cervecita.

“Vinimos a comprar desde televisores hasta detergentes”, indicó el hombre.

Pero también se mantuvieron esperanzados los últimos en la fila, Daniel Gutiérrez, nunca se imaginó que le tocaría estar en la cola de la larga hilera de clientes.

“Está fuerte pero yo vengo a comprar cosas poco comunes, espero encontrarlas”, mencionó el joven que fue a comprar una cafetera y artículos de oficina.

Puntuales al abrir las puertas

Tras ofrecer en varias ocasiones y en altoparlantes las instrucciones de cómo entrar a la tienda, las reglas de seguridad, los métodos de pago y los lugares dónde estaría la mercancía más solicitada, el establecimiento abrió sus puertas a las 12:01 y comenzaron a entrar los clientes en pequeños grupos.

El gerente Orlando Rivera explicó que trabajaron para cumplir con las exigencias de sus clientes y los reglamentos del Departamento de asuntos al consumidor (DACO).

“Tuvimos mucha más mercancía que en años anteriores”, comentó el gerente.

Este señaló que los artículos más buscados fueron los televisores de todos los tamaños, laptops, cámaras fotográficas y hasta los juegos de ropa para cama.

Sostuvo que contrataron personal de seguridad adicional para controlar la multitud fuera del establecimiento y ubicaron asociados en todas las áreas de la tienda para orientar a los clientes sobre dónde se encuentran los artículos que buscaban.

En menos de una hora ya eran muchos los clientes satisfechos que salían de la tienda con todo lo que fueron a comprar y con una que otra cosita que encontraron a buen precio.

Algunos clientes salieron denunciando que los juegos de video para consola Wii que estaban anunciados en el shopper no estaban disponibles.

“No me quisieron dar raincheck”, dijo Ana María Rivera. Esta llegó desde las 4:30 p.m. para comprar esos artículos y nos los consiguió.

Rivera señaló que los compradores se quejaron de no encontrar alguna mercancía pero que no se percataban de las pequeñas letras en la parte inferior del shopper donde se lo explicaban.

Satisfechos con sus compras

Kany Vázquez expresó que consiguió todo lo que buscaba y que se ahorró un dinerito en su compra.

“Hace tiempo no venía pero hice el esfuerzo por los nenes”, comentó esta ponceña que hizo su compra cash.

El gerente destacó que la idea de abrir la tienda a las 12:01 ayudó a que la espera no fuera tan larga.

Además el flujo de clientes disminuyó rápidamente y les permitió a los asociados prepararse para las próximas horas de especiales que se extendieron desde las 10:00 a.m. hasta las 3:00 p.m.

“Esperamos sobrepasar el volumen de las ventas del año pasado”, mencionó el gerente. Aunque no precisó a cuánto ascendieron las ventas se limitó a decir que podrían alcanzar el millón de dólares en algunas tiendas.

Este se mostró complacido con la organización del evento, la cooperación de los empleados y que se haya dado sin incidentes violentos.

DACO otorga varias multas a otros comercios

La directora regional del DACO, Xait García explicó que expidieron tres multas a la tienda Sears del centro comercial Plaza del Caribe de Ponce y una a la tienda Sears de Yauco Plaza por no tener disponible la mercancía.

“Cumplieron con el shopper pero no con las cantidades de los artículos disponibles”, dijo García.

En el caso de las tiendas por departamento Walmart, esta indicó que cumplieron con los clientes y la agencia al presentar un shopper detallado y al contar con mercancía necesaria para satisfacer la demanda.

 Destacó que inspectores de la agencia visitaron varios comercios para evaluar si cumplieron o no con los reglamentos de ley.