Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

"Sin opciones" se encuentra la presidenta interina de la UPR

Por Primerahora.com 05/19/2017 |09:45 p.m.
De no lograr que se reanuden las clases en el recinto riopedrense, la rectora interina de la UPR se expone a ser arrestada por desacato a los tribunales. (Archivo)  
Reaccionó consternada ante la decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico, mientras los estudiantes reiteran su apertura al diálogo

Consternada y "sin opciones", así se siente la presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Nivia Fernández, tras la decisión hoy del Tribunal Supremo de avalar la sentencia emitida por el Tribunal de Apelaciones que requiere la apertura de los portones del Recinto de Río Piedras y reanudar las labores académicas. 

"Hemos buscado todas las formas posibles de restablecer el acceso y las operaciones del Recinto de Río Piedras", comunicó en declaraciones escritas Fernández sobre los intentos fallidos que tuvo que realizar luego que un grupo de cinco estudiantes de la Escuela de Derecho presentaran un cese y desista y un mandamus contra el sistema universitario para que garanticen el acceso al recinto. 

"La institución ha fomentado el diálogo y la mediación con diversos sectores de la comunidad universitaria, a tono con la política institucional de sana convivencia. Para fines de demostrar al Tribunal los recursos disponibles por el estado para velar y proteger la seguridad personal y el patrimonio cobijado bajo nuestro primer centro docente, se solicitó a la Policía de Puerto Rico que consignara por escrito la política pública vigente del Gobernador de Puerto Rico de no intervención bajo el principio de autonomía universitaria, lo cual descarta por el propio cuerpo su apoyo a nuestra comunidad universitaria". expresó la presidenta interina. 

El Recinto de Río Piedras lleva más de 50 días con los portones cerrdos como estrategia de lucha de los estudiantes ante el recorte millonario al presupuesto de la UPR que ha sugerido la Junta de Supervisión Fiscal y que ha sido avalado por la administración de Ricardo Rosselló Nevares. 

"Nos encontramos ahora sin opciones, salvo que las personas que han cerrado el campus por casi dos meses, reflexionen y vean que la existencia misma de la institución está en juego, si el Recinto de Río Piedras no abre sus portones. Esperamos que prevalezcan la cordura y la buena voluntad, para el bien de la Universidad y de Puerto Rico entero", dijo. 

Tras la decisión del Tribunal Supremo, Fernández se ve obligada a seguir respondiendo sobre las acciones tomadas en vías de acatar la orden de los tribunales. Asismimo, tendrá que continuar pagando $1,000 por casa día sin clases. 

La presidenta interina de la UPR se enfrenta a una posible orden de arresto por desacato si no cumple con lo establecido por los tribunales.

Los estudiantes reiteran su apertura al diálogo 

El Movimiento Estudiantil de Río Piedras también reaccionó a la decisión del Tribunal Supremo y aprovechó la ocasión para volver a reiterar su apertura al diálogo y a la negociación. 

"Nuevamente, esta decisión pone en riesgo los avances de diálogo entre el estudiantado y la Administración universitaria para atender los reclamos estudiantiles", comunicaron los estudiantes en pie de lucha en comunicaciones escritas. 

Mañana, sábado, se llevará a cabo la próxima reunión con el Comité de Diálogo Multisectorial donde se buscarán alternativas para atender los reclamos estudiantiles con miembros del Comité Negociador Nacional.

“Reconocemos el respeto a la Política de No Confrontación de la exrectora interina Carmen Haydeé Rivera. Aspiramos a que este proceso se resuelva sin confrontación y situaciones lamentables”, expresó la portavoz, Tania Delgado Díaz. 

Asimsimo, hicieron un llamado a la Presidenta Nivia Fernández a que mantenga el diálogo por las vías universitarias de la No Confrontación.

"Repudiamos cualquier intento de la presidenta en tratar de resolver este conflicto por vías violentas. Exhortamos a la superintendente Michelle Hernández y al gobernador Ricardo Roselló a que continúen con su posición de mantenerse fuera del conflicto universitario manteniendo la policía de Puerto Rico fuera de la Universidad", expusieron. 

Regresa a la portada