Suspensión no es disuasivo para el acoso o "bullying"

Por Ivelisse Rivera Quiñones / ivelisse.rivera@gfrmedia.com 04/26/2013 |07:34 p.m.
(Archivo)  
Opina la Comisión de Derechos de la Niñez del Colegio de Abogados.

La Comisión de Derechos de la Niñez del Colegio de Abogados entiende que una suspensión de 15 días a un estudiante señalado por acosar a un compañero en la escuela no es un disuasivo para evitar la conducta denominada en inglés como "bullying".

La opinión del Colegio fue parte de las ponencias en la sexta vista pública que celebró la Comisión de Asuntos de la Juventud, Recreación y Deportes de la Cámara de Representantes sobre la Resolución 358, que investiga el establecimiento y efectividad de las leyes que buscan prevenir el hostigamiento e intimidación escolar. 

“Entendemos que el suspender hasta un máximo de 15 días a un estudiante no es una sanción que sea disuasivo para ellos”, establece la ponencia firmada por la presidenta del Colegio, Ana Irma Rivera Lassén.

Recomienda la licenciada que se adopten medidas de mayor envergadura, y de paso, sugiere algunas acciones que a su juicio podrían ayudar a tratar el problema.

“Dichos casos requieren medidas mayores, entre las que se pueden encontrar el requerirle al Departamento de Educación establecer medidas disciplinarias adicionales; referir a los estudiantes que se identifican como agresores a un programa de modificación de conducta; referirles al procurador de menores para un programa de desvío, y/o al Departamento de la Familia para que la familia entera reciba servicios, ya que la agresión es una conducta aprendida y poder brindar los servicios que se identifiquen necesarios para ese estudiante”, sugirió el Colegio.

Otros ponentes fueron el Consejo de Educación de Puerto Rico, la Organización de Directores y Administradores Escolares, el Colegio de los Profesionales de la Consejería en Rehabilitación y Puerto Rico Youth Challenge.

En el caso del Consejo de Educación, su directora ejecutiva Carmen Luz Berríos, recomendó que se establezca para las escuelas privadas un protocolo uniforme para trabajar la problemática.

Berríos reconoció que Educación tiene un reglamento y que recientemente publicó una nueva carta circular sobre el asunto, pero estas medidas no pueden ser impuestas en las escuelas privadas ya que son autónomas.

No obstante, Berríos reconoció que su entidad, como ente de licenciamiento y reglamentación, no ha tenido que sancionar a una institución por carecer de un protocolo de acción.