Temblor de 5.4 grados Richter se siente en casi toda la Isla

12/24/2010 | 07:56 p.m.
Se sintió en toda la Isla.

Un fuerte temblor de 5.4 grados en la escala Richter se registró a las 7:43 de la noche de ayer, viernes, en gran parte de la Isla sin que, hasta el momento, se informaran de daños serios a estructuras o muertes relacionadas al sismo.

El epicentro del fuerte temblor se registró en la latitud 18.47 y la longitud 66.17, a 30 millas al norte de San Juan, indicó la Red Sísmica . "Por ser de 5.4 "se conceptúa como un terremoto debil o un temblor fuerte", explicó Acevedo.

Víctor Huérfano, director de la Red Sísmica de Puerto Rico, también aseguró que la magnitud del sismo es de 5.4 grados en la escala richter ya que inicialmete se había informado que era de 5.1.

"Hay que mantener la calma. No se han registrado daños. Siempre que suceden estos fenómenos hay que estar vigilantes a las réplicas y verificar lugares seguros dónde protegerse", destacó Acevedo.

Para tranquilidad de la población, no hay amenaza de tsunami, asegura la Red Sísmica de Puerto Rico.
Jacinto Desiderio, director del Sistema de Emergencia 911, relató que poco después del sismo se registraron aproximadamente 50 llamadas de ciudadanos de distintos pueblos de la Isla reportando el movimiento en la tierra. Aclaró, sin embargo, que nadie reportó daños a estructuras.

Casi lo mismo sucedió  con el  Sistema de Emergencias de Bayamón, que recibió múltiples llamadas "pero ninguna reportando daños", aseguró Migdalia Rivera, de la Oficina de Prensa de Bayamón. 

De igual forma, Keneth McClintock, secretario de Estado, dijo que no se han reportado daños "más allá de unos cristales rotos y unas estructuras en Guaynabo" que no supo explicar en qué forma se afectaron.

El político se encontraba disfrutando de una actividad en una residencia en Caguas cuando sucedió el temblor.
El funcionario aprovechó para exhortar a las personas a que en vez de realizar llamadas telefónicas, usen mensajes de texto en situaciones como esta, ya que el sistema colapsó momentaneamente.

El Director de Manejo de Emergencias de San Juan señaló que de forma preventiva  "tenemos activado personal suficiente" para atender cualquier emergencia.  Además, el alcalde de San Juan, Jorge Santini, activó la policía muncipal y el Sistema de Emergencias de la Capital, agregó.

Al igual que en mayo pasado cuando también se sintió un temblor en la Isla, los puertorriqueños reaccionaron en las redes sociales. “En Humacao se sintió y en Dorado”, expresó el usuario genesissl en Twitter. De igual forma, residentes en Arecibo, Las Piedras, Juncos, Gurabo, Caguas, Hatillo y San Juan comentaron que sintieron miedo ante la emergencia.

Por otra parte en Facebook, los seguidores de Primera Hora reaccionaron igual. “Esto asusta”, comentó Ivette López. Otros prefirieron hacer un grupo en esta red social denominado “Sentí el temblor en Noche Buena del 2010”. 

Comentan usuarios de Primerahora.com a tráves de correos electrónicos:  

"Me encontraba en la iglesia en Gurabo cuando sentí todo el edificio vibrar de más a menos con un sonido raro. Gracias a Dios todo bien fuera de un gran susto",  coment'o Manuel González, residente de Gurabo.

“Soy Policía Estatal de PR. me encontraba en patrullaje en motora en Manatí, y me detuve para verificar el Banco RG y en el momento que me detengo, la motora se me iba a caer, comprendo que hay temblor y me bajo y observo como las paredes del banco se movían y los postes del alumbrado del estacionamiento se movían, pensé que iba a ser un terremoto de gran magnitud, pero lo que hice fue quedarme quieto al lado de la motora observando a mi alrededor lo que pudiera ocurrir y poder evitar posible daño físico a mi persona. Gracias al Todo Poderoso Dios que todo paso sin mayores repercusiones o fatalidades” , Edwin Padró

“Buenos días, resido en Trujillo Alto y el temblor acá se sintió bien fuerte, vivo en un lugar alto, primero como una explosión bajo tierra, luego un débil movimiento y como a dos o tres segundos el movimiento fuerte bien fuerte, mi casa es de cemento y tengo una terraza en madera, en esos momentos la estructura en madera rechinaba y rechinaba y en los bajos de mi casa la marquesina y el taller de mi esposo las cosas rompiéndose, hasta arriba se escuchaba, Gracias a Dios en mi casa no hubo ningún daño, luego un pssss como si fuera una olla de presión y ahí acabo todo. En ese momento lo que pensé fue poner a mis dos hijos bajo el marco de la puerta que es de metal fuerte, cerrar la llave del tanque de gas y esperar en Dios, que gracias a él no ocurrió mayores. Dios cuida de esta su isla, la Isla del Cordero. Debemos estar agradecidos a él y no solo por lo que ocurrió ayer orar, sino todos los días. Dios los bendiga”. Lilly Vargas, residente de Trujillo Alto

Vídeo del temblor en Noche Buena por David Acevedo García