Temen que se enfermen las piñas de Manatí

Por Sigfredo Rivera Cruz 12/01/2016 |00:00 a.m.
El director de la empresa Atenas Pineapple, José Roberto Figueroa, urgió a que el Departamento de Agricultura termine con la importación de semillas costarricenses, de las que ya se conocen enfermedades que podrían aniquilar la producción de piña en Puerto Rico. (Archivo)  
Aseguran que la Isla tiene suficientes semillas de ese fruto y advierten sobre el riesgo de importar las que están enfermas del extranjero.

El director ejecutivo de la empresa puertorriqueña especializada en el cultivo de piñas, Atenas Pineapple, afirmó que la Isla tiene suficiente semilla de ese fruto y señaló que el riesgo de importar semillas enfermas del extranjero es innecesario.

El director de la empresa con base en Manatí, José Roberto Figueroa, urgió a que el Departamento de Agricultura termine con la importación de semillas costarricenses, de las que ya se conocen enfermedades que podrían aniquilar la producción de piña en Puerto Rico.

“Tenemos suficiente semilla para una producción moderada de piña en la Isla. Desde hace mas de un año, Atenas Pineapple está cultivando la piña exclusivamente con la semilla que se genera en la propia finca. Esto es un llamado para  proteger el mercado local”, sostuvo Figueroa.

El empresario dijo que la piña en Puerto Rico retomó una posición en el comercio local y que en la Isla hay entre 20 y 30 agricultores especializados en esa fruta.

“Los piñicultores tenemos una situación bien complicada en la Isla con la competencia de piña importada. Si se enferma la piña nuestra, se puede fácilmente eliminar la fruta nuestra y con ello, el sustento de los agricultores que dependen de ella”, detalló Figueroa.

“Pedimos al Departamento de Agricultura que desista en la idea de continuar importando semilla de Costa Rica y de los países que están alrededor”, añadió.

El empresario explicó que los agricultores locales pueden duplicar la cantidad de semillas tras la culminación de cada ciclo de cultivo y que con una buena práctica agrícola, el  mercado local puede continuar en crecimiento sin la necesidad de semilla extranjera.

“Hemos estabilizado los proyectos de piña en la Isla. El riesgo no vale la pena y si es verdad que los puertorriqueños siempre podrán seguir consumiendo piña de afuera, nada se compara con una piña de aquí, que se cosecha y al otro día está en el supermercado, con la de afuera que llega al País tres semanas después”, declaró Figueroa.

Regresa a la portada