Transexual Cristina Hayworth es llevada a un albergue

01/24/2013 | 10:16 a.m.
Vivía en un edificio abandonado en Puerta de Tierra.

"Me siento muy bien". Así respondió la transexual Cristina Hayworth, pionera en la lucha por los derechos de la comunidad gay en Nueva York y Puerto Rico, las preguntas de este medio sobre la posibilidad de dejar el edificio abandonado donde pernocta e ingresar en un albergue para mujeres en Río Piedras.

Al momento de conversar brevemente con este medio, Hayworth viajaba en el vehículo del reverendo Jorge Raschke, quien hoy la recogió en la deteriorada estructura donde vive para llevarla al hogar La Perla de Gran Precio con la esperanza de que la líder de la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Transexual y Transgénero (LGBTT) acceda quedarse ahí.

"La estamos llevando para ver si le gusta, pero como ha sido tan repentino todo esto (no sabemos si accederá). Le decimos que el edificio donde se estaba quedando estaba en malas condiciones. Si ella acepta no hay problema. Queremos que ella vaya y vea, y si le gusta, se queda allí, estamos bregando, pero todo depende de lo que ella decida. No la pueden obligar a nada", explicó Raschke.

Y es que, según explicó el líder religioso, Hayworth desea estar en un lugar cercano a Puerta de Tierra y el Viejo San Juan, ya que se dedica a cubrir las incidencias que ocurren en el Capitolio y áreas cercanas.

"Ahora está conmigo en el carro y espero que acepte (quedarse en La Perla de Gran Precio) en lo que le conseguimos un lugar cerca del Capitolio, aunque aquí, en Santa Rita, puede coger el tren y la guagua hasta San Juan", expresó Raschke con optimismo.

Desde la década de 1960, Hayworth se ha desempeñado como periodista independiente en la Casa de las Leyes.

Previamente, la exsenadora Kimmey Raschkey, hija del líder religioso, había informado a este medio que a eso de las 9:00 a.m., su padre buscó a Hayworth en el edificio donde se encontraba y que pudo conversar con ella por teléfono.

 "Pude hablar con ella por teléfono y fue muy grato saludarla y escucharla, y estaba emocionada y llorando porque por fin puede trasladarse a un lugar donde pueda vivir dignamente", contó la exlegisladora, a cuya oficina capitalina Hayworth acudía para tomar café y merendar.

"Estaba emocionada, llorando, contenta de ver a Papi allí, de poder sentir que alguien estaba haciendo algo por ella. Se emocionó mucho y no pudo seguir hablando", agregó.

Kimmey explicó que La Perla de Gran Precio es un albergue para mujeres deambulantes, maltratadas y/o pacientes del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Pero el reverendo Raschke no es la única persona que ha buscado tenderle la mano a Hayworth. Esta mañana, el activista por los derechos de la comunidad gay Pedro Julio Serrano informó que varias organizaciones e individuos la ayudaban desde hace varias semanas.

“Desde hace unas semanas, varias organizaciones y líderes, tanto dentro como fuera de nuestra comunidad, hemos estado ayudando a Cristina desinteresadamente. Aunque no detallaremos las ayudas brindadas, sí queremos que se sepa que nos hemos comunicado, inclusive, con familiares y esperamos que su situación se resuelva de manera favorable lo antes posible. Cristina no está, ni estará sola”, manifestó Serrano por escrito.

Según el líder de la comunidad gay, la situación que atraviesa Hayworth simboliza la falta de protecciones, derechos y servicios que enfrentan los y las envejecientes de la comunidad.

"Pero, mientras, exigimos que se le provean los servicios de salud, vivienda y seguro social a una mujer que le ha servido bien a Puerto Rico", manifestó.

Serrano agregó que varias organizaciones y activistas se han unido para realizar un evento de recaudación de fondos y de artículos de primera necesidad a beneficio de Hayworth el viernes, 15 de febrero en el establecimiento Splash, en el Condado.

El evento, organizado por Splash y el portal QuePasaGayPR.com, fue denominado como “Show all your love! Cristina Hayworth Ball".

 Si desea más información, puede enviar un correo electrónico a la siguiente dirección quepasagaypr@gmail.com.

Eje de controversias

Se menciona que Hayworth fue coronel en el Ejército de Estados Unidos, que participó en la guerra de Vietnam, y que es de las personas fundadoras del movimiento Stonewall a favor de los derechos de las personas gay.

Según el portal About.com, este movimiento surgió a raíz de un disturbio ocurrido en la madrugada del 28 de junio de 1969, en un negocio tipo "pub" conocido como el Stonewall Inn, ubicado en el barrio Greenwich Village, en el estado de Nueva York.

En esa época, la Policía realizaba muchas intervenciones contra miembros de la comunidad gay, y ese día, hubo una intervención en ese establecimiento en la que las autoridades arrestaron a varias personas.

El portal relata que, en esa ocasión, mientras la Policía realizaba la redada en el negocio, cientos de personas se congregaron en la calle y se enfrentaron a la Policía. Hicieron lo mismo la noche siguiente.

De esta situación nacieron fuertes movimientos a favor de los derechos de la comunidad gay, así como marchas o celebraciones conmemorativas, entre ellas la Parada Gay de Nueva York.

Hayworth también trabajó en la realización de la primera parada gay en Puerto Rico e incluso, en su momento, consideró aspirar al escaño que dejó vacante el convicto exsenador Jorge de Castro Font a principios del cuatrienio pasado.

Su paso por el Capitolio no estuvo libre de controversias, ya que se identificaba como periodista, a pesar de que no ha sido reconocida como tal por las organizaciones que agrupan y representan a esos profesionales en la Isla ya que ella indicaba que trabajaba para un medio alternativo cuya existencia nunca pudo ser verificada.

Según Hayworth, el medio para el que trabajaba era una página electrónica llamada Capito-lío, pues su cobertura principal se centraba en la Legislatura, donde era conocida por reporteros, senadores, representantes y sus ayudantes.

Las condiciones en las que hasta hace unos minutos vivía Hayworth trascendieron ayer, cuando el reverendo Raschke denunció la situación en una entrevista radial en la que detalló los esfuerzos que realizaba para ayudarla.