Tremendo tostón en Salud

Por Istra Pacheco 09/16/2013 |
La presidenta de la Comisión cameral de Salud, Lydia Méndez, iniciará una vista ejecutiva conducente a investigar la situación en el Hospital de la UPR en Carolina. (Archivo)  
El problema está en las trabas que el mismo gobierno le pone a la figura del secretario para que pueda arreglar el sistema de salud pública del país.

Zapatos difíciles de llenar.

Para Eduardo Ibarra, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, no importan cuán buenas sean las cualidades de la persona que finalmente sustituya en propiedad al ex secretario de Salud Francisco Joglar, su tarea será tan difícil como las carreras de Javier Culson de 400 metros con vallas.

Y no se trata de que no hay personas preparadas para llenar la vacante tras la renuncia fulminante de Joglar el viernes ante el escándalo de las personas que murieron tras complicaciones por una bacteria en el Hospital de la Universidad de Puerto Rico en Carolina.

Según Ibarra, el problema está en las trabas que el mismo gobierno le pone a la figura del secretario para que pueda arreglar el sistema de salud pública del país, que catalogó como “vergonzoso”.

“No basta ser un líder probado, eso no importa. Lo que importa es que ese ser humano pueda ejecutar lo que se necesita ejecutar y en este momento (la persona que nombren) solo será un soldado más en la cadena de mando que dirige Jorge Sánchez, que es quien dice y es el que manda”, declaró.

Se refería al actual presidente de la Junta de Gobierno de la UPR y ex asesor del gobernador Alejandro García Padilla en temas de salud.

Ibarra contó que cuando al inicio de su gestión le hacían cuestionamientos a Joglar sobre los cambios que se necesitan, éste contestaba que era Sánchez quien lo tenía que autorizar a dar detalles.

“Más que sugerir un sustituto... aquí que quede claro que el Colegio -en infinitas ocasiones- le ha dicho al gobierno cómo se debe actuar en el área de salud que es con un sistema de pagador único universal sin intermediarios”, enfatizó.

A la secretaria interina nombrada el mismo viernes tras la renuncia de Joglar, Anita Rius, la describió como amable, servicial, humanitaria y muy buen médico” que tendría que sobreponerse a las estructuras de poder en el sistema de salud.

“Si el gobierno de Puerto Rico está dispuesto a darle el apoyo a una persona, llámese Anita Rius o llámese Natalio Izquierdo (presidente de la Asociación de Oftalmólogos), si está dispuesto a darle herramientas para que en realidad modifique el sistema, eso requiere una fuerza de carácter y tomar decisiones que son muy grandes”, dijo.

Sobre las muertes en el hospital de la UPR en Carolina, Ibarra aseguró que se trata de la “punta del iceberg y “la manifestación de algo mucho más grave”.

Por su parte, Lydia Méndez, presidenta de la Comisión cameral de Salud está lista para arrancar hoy con una vista ejecutiva con el director médico del hospital de la UPR Domingo Nevárez, con la secretaria interina Anita Rius y con otros funcionarios.

Dijo que será en modo de panel y una vez concluya dará a conocer el resultado de su pesquisa, al tiempo en que aseguró que no ha recibido presiones para que no se meta en aguas profundas con el tema.

“Nadie se va a atrever a meterme presión a mí... y las sanciones sí las va a haber si entendemos que hubo fallas en el protocolo y en las medidas que se tenían que tomar”, acotó.