Triste regreso a Villa España-VÍDEO

Por Jayson Vazquez Torres / jvazquez@primerahora.com 08/26/2013 |
(angel.rivera@gfrmedia.com)  
“Eramos una comunidad completamente unida. Es lo lamentable de todo esto, que de la noche a la mañana tenga que desaparecer todo”, lamentó Mejías.

El desasosiego y la tristeza reinan al final de la calle Zaragoza de la urbanización Villa España, en Bayamón.

Los vecinos que pudieron regresar a sus residencias aún no salen de su asombro al ver lo que el derrumbe del mogote Santa Ana provocara el martes pasado en su comunidad. Al retornar, atestiguaron la destrucción que provocaron las rocas en las casas de esa calle.

Tan pronto como Noemí García, quien lleva 42 años viviendo en el lugar, comenzó a hablar, tuvo que parar, pues la emoción la dominó y las lágrimas no le permitieron continuar. “No puedo hablar, no es que no quiera, es que me... (pausa y llora) es lo emocional”, mencionó. Su esposo Edgardo Mejías, quien es el presidente de la asociación de residentes, dijo entonces que “yo nunca lo había visto así. Siempre pensamos que en el lado de allá (señala la parte del mogote que da a la carretera número seis) era el que se iba a desprender... Estuvimos en el hotel hasta ayer (sábado)”.

“Eramos una comunidad completamente unida. Es lo lamentable de todo esto, que de la noche a la mañana tenga que desaparecer todo y quedar esto como un campo de guerra vacío”, lamentó Mejías.

Mientras, el veterano Pablo Esteban Piñeiro, quien llevaba 29 años viviendo en Villa España, terminaba ayer de recoger sus pertenencias, pues hoy el camión de la mudanza se llevaría lo último que quedaba en su ya vacía casa. “El plan es, según estaba diciendo el alcalde ayer, que van a venir unos tasadores a tasar las propiedades, para ellos someterles una oferta a FEMA (Agencia federal de Administración de Desastres)”, indicó Piñeiro, quien espera que con el dinero que le den pueda alquilar una propiedad allí mismo en Villa España, que es donde él quiere quedarse.

 
Triste regreso a Villa España

Los vecinos de la calle Zaragoza de la urbanización bayamonesa, que habían sido desalojados y no perdieron sus residencias, regresaron el fin de semana.