Tuits de Trump en contra de la Isla pudieran afectar la recuperación

Por Javier Colón Dávila / [email protected] 10/12/2017 |04:22 p.m.
Esta mañana Trump advirtió que la milicia y FEMA no pueden estar aquí “para siempre”. (EFE)  
Exgobernador advierte su contenido tiene un efecto directo sobre el Departamento de la Defensa y FEMA.

El verdadero daño de los tuits del presidente Donald Trump con mensajes despectivos hacia Puerto Rico radica en el efecto que puede tener sobre la “burocracia federal”, ese monstruo de varias cabezas y ques es un elemento clave para que la isla logre la recuperación tras el paso del huracán María, advirtió esta tarde el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá.


En un aparte con la prensa al finalizar una reunión del Frente por Puerto Rico convocado hoy en el Centro de Convenciones, el exgobernador dijo que “más allá de la guerra de los tuits” en que Trump se enfrasca con gobiernos, individuos, artistas y hasta corporaciones, su contenido tiene un efecto directo sobre el Departamento de la Defensa y la Agencial Federal de Manejo Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), ambos con un rol protagónico en la isla.

“Envía un mensaje a la burocracia federal de que hagan lo que hacen en cualquier otra emergencia, cuando lo que ha ocurrido aquí es una mega emergencia, una catástrofe”, dijo Acevedo Vilá, quien ahora es analista político por radio. “Nos pueden dar todo el dinero del mundo, pero si no se mueve la burocracia federal, no habrá agua, luz ni carreteras”.

Esta mañana Trump advirtió que la milicia y FEMA no pueden estar aquí “para siempre” y llegó a decir en su visita a Puerto Rico que María no era “una verdadera catástrofe” al compararla con el huracán Katrina.

Para el también exgobernador Alejandro García Padilla, los tuits de Trump denotan ignorancia de la ley y una actitud insensible y racista hacia los puertorriqueños.

“Debe pedirle disculpas al pueblo de Puerto Rico”, dijo a periodistas. “No estamos pidiendo nada que no sea lo que tenemos derecho”, agregó en referencia a las ayudas económicas federales ante el desastre natural.

Contrario a Acevedo Vilá, sin embargo, García Padilla no ve en los tuits de Trump mayores efectos en la política pública del gobierno federal. Según dijo, Trump le habla a su base electoral a través de su cuenta de Twitter.

“No es la primera vez. Es hablar con los dos lados de la boca”, dijo.

Ambos se expresaron al finalizar una reunión del llamado Frente por Puerto Rico, una colección de líderes políticos y de la empresa privada convocados por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares para cabildear en Washington D.C. a favor de ciertos asuntos que competen a la isla, como la paridad en los fondos de salud.

Tras el encuentro, Rosselló Nevares atendió a la prensa. Se supo que ha convocado al grupo para otra reunión la semana que viene cuando se afinará el discurso y se podría estar fijando un calendario de visitas a la capital federal, esta vez para atender la fase de recuperación tras el paso de María.

Flanqueado por García Padilla y el también exgobernador Carlos Romero Barceló, Rosselló Nevares indicó que su gobierno visualiza la ayuda federal en tres fases: el préstamo de $4,900 millones para inyectarle liquidez al gobierno, una asignación de entre $4,000 y $5,000 millones a través de diversos programas del Programa de Desarrollo Comunitario (CDBG, por sus siglas en inglés) y otros programas del Departamento de Educación Federal, el Departamento de Agricultura y la Administración de Pequeños Negocios.

La última fase, como lo vez Rosselló Nevares, sería un paquete de ayuda para “a largo plazo” para "reconstruir el país”.

“Hacer a Puerto Rico más fuerte de lo que era antes de esta tormenta”, dijo al afirmar que busca que se lleve “una sola voz” en Washington para que se les dé a los boricuas el mismo trato que se les ha dado para enfrentar desastres a residentes de Texas, Florida y las Islas Vírgenes Estadounidense.

Rosselló Nevares reconoció que su gobierno tiene que realizar un esfuerzo para calcular con la mayor exactitud posible el daño provocado por María, un elemento esencial para solicitar ese paquete de ayudas a largo plazo. “Hogares perdidos, infraestructura, carreteras dañadas que se puedan arreglar, infraestructura de la Autoridad de Energía Eléctrica, Telecomunicaciones. Todos esos componentes. Vamos a trabajar diligentemente para aterrizar a estimados más certeros”, dijo.

El frente ha trabajado con otros encargos en el pasado como abogar por la isla en la reforma contributiva federal e impulsar las recomendaciones del Task Force creado a través de la Ley federal  PROMESA, que también dio vida en el 2016 a la Junta de Supervisión Fiscal. 

Rosselló Nevares le adjudica al cabildo del Frente por Puerto Rico una asignación de $1,000 millones a Puerto Rico a través del plan federal de salud infantil (CHIP, por sus siglas en inglés). Ya se le dio visto bueno en el Comité de Energía y Comercio de la Cámara Federal.  

Regresa a la portada