Venados ilegales pasean en la Isla

11/04/2011 |
El dueño no tiene permiso para poseer el animal exótico. (Ve vídeo)

Les llevaron a “Rudolph”

Los niños de la urbanización Los Caminos, en San Lorenzo, no podían creer lo que tenían ante sus ojos, un extraño visitante: un venado merodeando por las áreas verdes de su comunidad.

Para ellos la presencia del animal de grandes cuernos no era sólo una novedad, sino un presagio de que Papá Noel ya estaba cerca, por lo menos eso pensaban. “Los nenes decían que Santa Claus estaba por llegar, porque ya estaban llegando los venados”, dijo a Primera Hora Gabriel Rodríguez, un trabajador de la construcción que realiza labores en una de las residencias y que tuvo la oportunidad de ver el animal de cerca.

Ayer, la alegría de los pequeños se esfumó cuando el dueño del venado, a eso de las 6:00 a.m., lo atrapó con un tranquilizante y se lo llevó de regreso a su hogar, donde tiene aproximadamente otros seis ejemplares de la especie.

Quienes lo vieron comentaron a Primera Hora que el animal aparentemente está acostumbrado al trato humano, pues en todo momento mostró ser manso al punto que no salió huyendo sino que se dejó retratar por todos los curiosos que querían comprobar la noticia y no dejarse llevar por los comentarios. Sus grandes cuernos, altura y colorido pelaje causaron sensación entre los residentes, y no era para menos. Se trata de un animal precioso.

“Rudolph”, como le llamaron los niños en referencia al famoso venado de grande nariz roja que acompaña a Santa Claus en la entrega de regalos el Día de Navidad, merodeaba por el lugar desde el lunes, especialmente por el área del lago de la urbanización, donde también abundan los patos. Sin embargo, vecinos del barrio Quemados indicaron a este rotativo que el animal llevaba un tiempo fugitivo por el sector, pues aparentemente hace poco más de una semana que se le había escapado a su propietario.

Ana María Ramos, portavoz del Departamento de Recursos Naturales DRNA, confirmó que el animal y los demás ejemplares son propiedad de Gil Román Abreu, hermano del alcalde popular de San Lorenzo, José R. Román Abreu. El hombre tiene además caballos, pavos reales y, según residentes del área, también tenía avestruces, pero éstos se le murieron.

Primera Hora visitó la residencia de Román Abreu, pero este no se encontraba. Desde una de las calles del sector es visible el terreno donde permanecen los animales. Mientras, el Ejecutivo Municipal no contestó nuestras llamadas y mensajes, pero a través de su portavoz de prensa, Samuel Arroyo, indicó que no respondería a preguntas referentes al tema, pues no se trataba de un asunto de administración.

No tiene permiso

Ramos confirmó además que, de la querella, radicada por una persona que llamó a la Oficina del Cuerpo de Vigilantes de la región de Humacao, se desprende que Román Abreu no tiene permiso para poseer el animal exótico.

Sin embargo, éstos quedaron bajo su cuidado por lo delicados que son y mientras se completa la investigación. Román Abreu se expone a una multa de $1,000 si el costo del ejemplar sobrepasa los $500 y de $5,000 si el animal vale más de $1,000.

“En realidad es un animal exótico ilegal en Puerto Rico. No lo puede tener a menos que haya mediado un permiso de amnistía o un permiso especial del secretario del DRNA. En base a la ley, es ilegal su posesión”, explicó Ángel Atienza, teniente del Centro de Especies del DRNA.

La Ley 241 especifica cuáles son las especies legales en Puerto Rico y entre ellas no están los venados. Los avestruces se pueden poseer sólo para propósitos agrícolas.

Los venados, dijo, no son animales agresivos, pero sí muy delicados, al punto que cuando se sienten amenazádos o se asustan, pueden morirse. Se adaptan fácilmente al trópico, pues todo tiene que ver con el pelaje y la cantidad de grasa que acumulen. Aquí, son más musculosos y menos grasosos.

Vigilantes

El veterinario Víctor Oppenheimer se mostró preocupado por la entrada de esta especie a la Isla, muchas veces a través de contrabando, lo que imposibilita que reciba algún tipo de baño para evitar la entrada de enfermedades.

Explicó que la garrapata del venado transmite el lyme desease, condición que puede ser confundida en sus inicios con una monga o catarro, pero que, si no es atendida a tiempo, puede ser letal.

Su preocupación se acrecenta con el hecho que, desde el 1985, se eliminó el programa de fumigación, por lo que está seguro de que la garrapata del venado, de nombre ixodes, está presente en la Isla.

“Al ser eliminado el programa de fumigación, en Puerto Rico tiene que haber la garrapata del venado... tiene que haber sintomatología en animales y seres humanos que se tienen que estar confundiendo porque alegadamente no hay la garrapata del venado”, apuntó.

“Tenemos una posibilidad seria de salud pública. Creo que no solamente el Departamento de Salud debe intervenir, sino Agricultura debería considerar seriamente reabrir el programa de erradicación de garrapatas”, sostuvo.