Viejos no quieren fusión de la Procuraduría

06/15/2010 |

Una monja de la orden de las dominicas, de un centro de viejitos de Bayamón, pidió ayer a los presidentes de las cámaras legislativas que no fusionen la Oficina de la Procuradora de las Personas de Edad Avanzada con el Ombudsman porque “lo que funciona no se debe cambiar”.

Aunque no fue recibida personalmente por los líderes del Senado y la Cámara, sister Teresita Rivera les dejó a éstos en sus oficinas en el Capitolio más de cinco mil firmas en oposición al proyecto de ley que une las procuradurías de los viejitos, impedidos, del veterano y una nueva de pequeños negocios, a una sombrilla de procuradurías especializadas que estarían bajo el Procurador del Ciudadano.

La procuradora de las Personas de Edad Avanzada, Rossana López León, alertó a los legisladores de que la fusión de la agencia pondría en riesgo más de $23 millones en fondos federales que impactan a más de 400 mil ancianos.

“Todo lo que es desconocido causa angustia. Conocemos lo que tenemos y funciona. Entrar a algo nuevo nos causa desasosiego y miedo”, dijo sister Teresita, quien le pidió al presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, y a la presidenta de la Cámara, Jenniffer González, que no aprueben la medida.

“Si cada día se le da mejor servicio a los viejitos, ¿por qué cambiarlo?”, cuestionó la monjita de El Remanso.

López León entregó a los legisladores dos cartas de la Administración Federal de Envejecientes que advierten que todo cambio tiene que ser aprobado por esta agencia antes de ser implantado, de manera que se cumpla con lo dispuesto en la Older American Act.