Vieques: Una lucha inconclusa

Por Istra Pacheco 04/24/2013 | 00:01 a.m.
La tierra viequense, en una imagen de 2003, evidencia las prácticas de la Marina de Guerra de Estados Unidos. (Archivo)  
Por qué no se han alcanzado las metas y aspiraciones que había, la contestación es complicada.

19 de abril de 1999: Una bomba de la Marina de Estados Unidos lanzada por error mata al instante al viequense David Sanes y deja otras cuatro personas heridas. El bombazo,  además, detona  el coraje y la frustración  de un pueblo que por más de 60 años aguantó que la Isla Nena se usara para experimentos y prácticas militares.

Mayo de 1999: Un grupo de puertorriqueños reta a la poderosa Armada  traspasando los perímetros impuestos y se instalan allí para reclamar las tierras. Contra todo lo esperado, se cuaja un movimiento inmenso de desobediencia civil que cruzó nuestros mares.

1 de mayo de 2003: Después de cientos de  arrestos de desobedientes civiles, denuncias internacionales y con aliados que incluyó  políticos, artistas, líderes cívicos, religiosos y gente de pueblo, finalmente la Marina se retira de la Isla Nena. Su salida dejó dos legados: 20,000 cuerdas de terrenos contaminados, y la esperanza de una mejor vida para el pueblo viequense y sus hermanos de la Isla Grande.

Sin embargo, al cumplirse una década desde esa monumental lucha, tan comparable a la de David contra Goliat, muchos de los problemas de los viequenses siguen ahí. En pleno siglo 21, el sentido de abandono que los arropó por tanto tiempo continúa. Los servicios médicos son escasos y deficientes. La incidencia de cáncer se percibe aún como más alta a la del resto de la Isla.  Las carreteras están en mal estado. Los problemas con la transportación marítima y aérea hacia y desde la Isla Grande no acaban. Hay estadounidenses quedándose con los negocios. Los terrenos que eran controlados por la Marina se mantienen bajo estricta jurisdicción del gobierno federal y los procesos de limpieza son altamente cuestionables.

En 10 años es poco lo que ha cambiado.

Por qué no se han alcanzado las metas y aspiraciones que había, la contestación es complicada. 

Robert Rabin, quien dirige el Museo Fortín Conde de Mirasol, aseguró que no hay quien fiscalice y acelere la descontaminación de los terrenos. Y al gobierno no se le puede delegar esa tarea.  “La historia no lo permite. Hay que usarlos (a los políticos), hay que presionarlos, hay que exigir que hagan su trabajo... Pero hay que trabajar más que nada en las comunidades educando, movilizando, organizando”, y todo eso se dejó de hacer”, expresó.

José “Che” Paraliticci, dirigente de Todo Puerto Rico con Vieques, agregó que la descontaminación “tiene que ser de tierra y agua”.

“El mar está lleno de bombas y artefactos. Ellos tienen que limpiar todo eso y el gobierno aquí no le puede dar la espalda más”, afirmó.

Para Nilda Medina, activista y directora de un proyecto para crear pequeños negocios, la isla se debe usar como un laboratorio para experimentar métodos seguros de limpieza con la ayuda de expertos internacionales.

 
Vieques: Una lucha inconclusa

19 de abril de 1999: Una bomba de la Marina de Estados Unidos lanzada por error mata al instante al viequense David Sanes y deja otras cuatro personas heridas.


Carmen Valencia, quien lleva 10 años coordinando con médicos que vayan voluntariamente a la isla  municipio, enfatizó que los servicios de salud también se descuidaron por falta de incentivos. Dijo que además se deben promover agresivamente cursos y adiestramientos  útiles que sirvan para proyectos de autogestión.

Juan Camacho, quien coordinaba la entrada de desobedientes civiles desde la Isla Grande, entiende que se dejó caer la presión en la figura del presidente y ahora es clave el cabildeo ante Barack Obama para que haya un cambio.

Paraliticci también criticó severamente que la administración de  Aníbal Acevedo Vilá eliminara la Oficina del Comisionado Especial de Vieques y Culebra, creada en el 2004 por su antecesora Sila M. Calderón. Urgió a que se recupere ese cargo con el mismo poder de ley para ir ante el  Congreso y el gobierno puertorriqueño.

Otro problema que ha impedido el avance es que no hay una generación joven que tome el batón y continúe con los esfuerzos. Tampoco hay un proceso de enseñanza sobre lo que significó la lucha.

El maestro retirado Ismael Guadalupe reconoció: “nos hemos perdido en el camino... esencialmente por la falta de educación a los niños que ahora tienen 10 años o menos y quizás no saben que en Vieques detonaban bombas”.

Medina denunció por otro lado que los comercios y las residencias han pasado a manos estadounidenses de manera fraudulenta ya que construyen o funcionan sin tener los permisos.

“Abren de la noche a la mañana - y me consta- porque tienen los recursos económicos y no hay quien fiscalice”, afirmó.

Así que el próximo 1 de mayo cuando se cumplen oficialmente los 10 años de la salida de la Marina, muchos viequenses tendrán sentimientos encontrados como Aleida Encarnación, esposa del pescador Carlos Zenón, quien siente que fue un triunfo “inconcluso”.

“Vieques está en metástasis”, señaló.

Y mientras muchos difieren sobre cómo se deben realizar los actos de recordación y quién debe o no estar presente, Camacho dijo que de todos modos se trata de un triunfo que se tiene que recordar.

“Estamos en tiempo, lo que no se ha conseguido se puede seguir... Precisamente para eso es la celebración; los pueblos tienen que celebrar sus victorias porque si no, pierden las esperanzas”.

 

el antes y el ahora de vieques
1/34
cor

Alberto de Jesús 'Tito Kayak' fue el primero en establecer un campamento en los terrenos restringidos en la zona.

Los estadiantes de la UPR se solidarizaron y se unieron a los manifestantes que acamparon en Vieques por varios años.

Los manifestantes tenían varios campamentos dentro de los terrenos restringidos. Todos los días se abastecían de agua y alimentos.

El movimiento tuvo apoyo de todas las ideologías. Uno de los participantes fue el entonces alcalde de Cataño Edwin Rivera Sierra 'El Amolao'.

Alba 'Pupa' Encarnación fue una de las líderes novoprogresistas que apoyó la salida de la Marina.

Religiosos de todas las denominaciones viajaban constantemente a los diversos campamentos.

El abogado ambientalista Robert Kennedy Jr. radicó en el 2000 un recurso legal en el tribunal federal pidiendo que se detuvieran las prácticas militares.

El independentista Rubén Berríos estuvo un año haciendo desobediencia civil. Fue arrestado en varias ocasiones y cumplió varios meses de cárcel.

En octubre del año 2000 se realizó una marcha multitudinaria para exigir la salida de la armada norteamericana. En la foto Rubén Berríos saluda con emoción a Farrique Pesquera, hermano del entonces candidato a la gobernación, Carlos Pesquera.

La ex gobernadora Sila María Calderón se manifestó en contra de las prácticas militares en Vieques.

El 11 de abril de 2002, la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú viajó para expresar su apoyo a la Isla Nena. En la foto Menchú saluda a la líder nacionalista Isabel Rosado.

Menchú recibió la bandera viequense de manos de quien fuera el alcalde, Dámaso Serrano e Ismael Guadalupe.

Rubén Berríos sufrió por partida doble el dolor físico y emocional estando en Vieques. Allí fue arrestado, cumplió cárcel y empeoró su padecimiento de cáncer.

En muchas ocasiones los manifestantes se quejaron de la fuerza excesiva por parte de los militares al detenerlos y arrestarlos.

Más de 1,500 personas fueron arrestadas desde mayo del 2000 hasta que la Marina finalmente abandonó las instalaciones en mayo de 2003.

Había toda una estrategia dividida en grupos de trabajo para realizar diferentes tareas, desde cortar las verjas, dirigir a los desobedientes a través de la maleza, entre otras.

Muchas personas pusieron su vida en peligro para frustrar las prácticas militares que desde el 1941 eran uso y costumbre en Vieques.

La lucha no se limitó a entorpecer solo en tierra, sino que en el mar los pescadores le hacían frente a los buques de guerra.

Artistas de todo tipo acudieron al reclamo patrio por las tierras viequenses, entre ellos el músico Tito Auger y la cantante Jessica Cristina.

Los ejercicios eran tan estremecedores que muchas residencias se agrietaron y se necesitó de un grupo de psicólogos para que trabajara con los niños, quienes estaban atemorizados por el ruido.

El 28 de abril del año 2001, el cantautor Robi Draco Rosa participó de los actos de desobediencia civil en Vieques.

Robi Draco Rosa fue arrestado junto a un grupo de manifestantes por invadir los terrenos.

El boxeador Félix 'Tito' Trinidad, con un sencillo acto previo a la pelea contra Oscar de la Hoya en 1999, envió un mensaje de apoyo que ayudó a dar difusión internacional a la causa.

Tres meses más tarde, Tito viajó a la Isla Nena y fue recibido por la entonces alcaldesa, Manuela Santiago.

Aunque los terrenos siguen en manos de los federales, ahora son administrados por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Los pescadores viequenses siguen confrontando problemas para ganarse el sustento y siguen encontrando bombas sin detonar en las aguas locales. (jose.reyes@gfrmedia.com)

En diez años, uno de los pocos cambios que se han visto es la adquisición y administración de negocios y residencias locales por extranjeros. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Robert Rabín fue uno de los activistas destacados en la lucha por sacar a la Marina. Irónicamente, Rabín se sumó a la larga lista de pacientes con cáncer. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Ahora, letreros avisan del peligro de municiones vivas en las aguas viequenses. (jose.reyes@gfrmedia.com)

La comunidad conocida como Monte Carmelo sigue siendo un símbolo de la victoria por recuperar los terrenos. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Los viequenses claman por un desarrollo económico y que se cumplan las promesas hechas por el Gobierno hace diez años.(jose.reyes@gfrmedia.com)

Varios artistas se unieron a la celebración de la salida de la Marina de Estados Unidos de Vieques, que se dio oficialmente el 1ro de mayo de 2003. (Archivo)

Pasadas las horas la celebración se transformó en una protesta violenta. (Archivo)