Obama ordenó intensificar ataques cibernéticos contra Irán, según NY Times

06/01/2012 |07:02 p.m.
"Obama decidió seguir adelante con los ciberataques", subraya el New York Times. (EFE)  
Fue "el primer ataque de Estados Unidos usando armas cibernéticas, según los participantes en ese programa".

Nueva York (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó secretamente durante los primeros meses de su mandato incrementar sofisticados ataques contra los sistemas informáticos de Irán para sabotear sus instalaciones nucleares, informó este viernes el diario The New York Times.

Fue "el primer ataque de Estados Unidos usando armas cibernéticas, según los participantes en ese programa", señala el diario, que apunta a que la iniciativa se planteó en 2006, durante la Administración de George W. Bush, y se le dio el nombre en clave de "Juegos Olímpicos".

"Obama decidió acelerar los ataques, incluso después de que una parte del programa se hiciera pública de forma accidental en el verano de 2010 por un error de programación que afectó a la planta (nuclear) de Natanz en Irán y lo envió a todo el mundo por internet", agrega el diario neoyorquino.

La comunidad internacional teme que bajo el paraguas de un programa nuclear civil Teherán desarrolle un arsenal atómico, mientras que Irán niega las acusaciones y defiende que sus aspiraciones sólo tienen fines energéticos y médicos.

También señala el rotativo que expertos en seguridad informática estudiaron ese "gusano" desarrollado por Estados Unidos e Israel y al que llamaron Stuxnet.

Agrega que unos días después de que ocurriera el error, en "una tensa reunión en la Casa Blanca, el vicepresidente Joseph Biden y el entonces director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Leon Panetta consideraron que el intento estadounidense más ambicioso de retrasar los progresos nucleares de Irán se había visto mortalmente comprometido".

"¿Deberíamos cerrarlo? Preguntó Obama, según algunos miembros del equipo nacional de seguridad del presidente presentes en la reunión", revela el diario, que apunta a que le respondieron que no estaba claro "qué sabían los iraníes sobre el código y mostraron pruebas de que todavía estaba causando confusión".

"Obama decidió seguir adelante con los ciberataques", subraya el Times, que también indica que en las semanas siguientes la planta nuclear iraní de Natanz fue atacada con una nueva versión de ese virus informático y después con otra.