Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Adiós a Víctor Carmona en Salinas

Por Lester Jiménez / [email protected] 06/13/2018 |11:45 p.m.
El Horizonte
Víctor Carmona Lanauze representó a Puerto Rico en los Juegos Iberoamericanos de Chile en 1960. (Suministrada)  
El destacado atleta falleció a sus 79 años.

EL DEPORTE salinense y ponceño enluteció la semana pasada con la partida del ex atleta y profesor, Víctor Carmona Lanauze. Tenía 79 años.

Carmona Lanauzze, quien nació el 22 de octubre de 1938 en Salinas, fue un destacado atleta en varias disciplinas, aunque se especializó en la modalidad de salto a lo alto, donde estableció un estilo propio. Además, fue un gran voleibolista tanto en sus años universitarios en la Pontificia Universidad Católica, con quienes conquistó un campeonato intercolegial en 1968, así como a nivel profesional con Guayama (campeones de 1960) y Ponce.

“Don Víctor fue una persona bien versátil. Practicaba una gran variedad de deportes, no solamente el salto a lo alto, sino que realizaba varios eventos”, manifestó Héctor Ortiz, director del museo del Deporte Francisco “Pancho” Coímbre en Ponce, en cuyas paredes se resaltan las hazañas de Carmona Lanauze.

El versátil atleta representó a Puerto Rico en los Juegos Iberoamericanos de Chile (1960), entre otras competencias continentales, y como entrenador, condujo a la Escuela Vocacional de Ponce al campeonato de Pista y Campo durante el año escolar 1972-73.

“Ayudó a muchos jóvenes a desarrollarse en el deporte. Cuando se dio a conocer sobre su muerte, muchas personas a través de las redes sociales, como los Antonetti y los Padilla, comentaban cómo Carmona Lanauze les ayudó en sus respectivas carreras profesionales”, apuntó.

Carmona Lanauze fue exaltado a la Galería de los Inmortales del Deporte Ponceño en 1988, así como al Pabellón de la Fama del Deporte Pionero. Además, es parte de la extensa lista de atletas destacados de su natal Salinas, junto a otros inmortales como Roberto Alomar y Ángel “Cholo” Espada, entre muchos otros. 

Regresa a la portada