Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Residentes de Sabana Grande y Guánica no quieren la antena

Por Lester Jiménez / [email protected] 08/03/2017 |00:00 a.m.
El Horizonte
A pesar de que los vecinos de Susúa de Sabana Grande y Arenas de Guánica se oponen, la compañía a cargo de instalar la antena cuenta con los permisos. (SUMINISTRADA)  
Si la construcción de la torre comienza, ciudadanos volverán a manifestarse.

La lucha de los vecinos del barrio Susúa de Sabana Grande y Arenas de Guánica en contra de la instalación de una antena en su comunidad se acerca a su punto culminante.


Según denunció Luis Omar García Mercado, portavoz de la Coalición Pro Salud y Ambiente de los barrios Susúa y Arenas, a pesar de la férrea oposición de la mayoría de los residentes de la zona, la empresa Wise Torres cuenta con la autorización de la Oficina de Gerencia de Permisos para reanudar el próximo mes de agosto la construcción de la torre de Antenas Lluveras en esa comunidad a pesar de haber mentido en su solicitud de endosos para su proyecto.

“Nuestra gran preocupación es que ahora mismo, la compañía tiene autorización para construir la antena en agosto. A pesar de que se ha probado que han presentado información falsa, la ley los protege y en cualquier momento en agosto pueden comenzar otra vez”, sostuvo García Mercado.

Entre las denuncias que presenta la Coalición resalta el hecho de que Wise Towers supuestamente mintió al Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre en el 2013, al momento de solicitar la autorización bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Estados Unidos. Sostuvo que de los documentos de solicitud presentados por la empresa, el ingeniero a cargo del proyecto indicó que la antena se construiría en una zona deforestada y que no sería necesario otras deforestaciones. Sin embargo, sí realizaron remoción de tierra, alterando el curso natural de la flora y la fauna de la región.

“Esta es una zona muy importante porque en este bosque habita el guabairo, que es un ave endémica en peligro de extinción y su anidaje ocurre de febrero a julio. Sin embargo, esta compañía podría comenzar a trabajar otra vez en agosto porque así lo dicen sus permisos”, insistió.

El líder comunitario sostuvo, que, a raíz de la información falsa que sometieron al Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, la agencia federal le revocó el estatus de cumplimiento con la Ley de Especies en Peligro de Extinción. No obstante, recibieron el endoso de las agencias locales.

Los vecinos de ambas comunidades han celebrado varias manifestaciones en contra de la construcción y, según García Mercado, volverán a activarse en caso de que se reanuden los trabajos por parte de la empresa constructora.

Por otro lado, el Senado de Puerto Rico tiene ante su consideración el proyecto del Senado 208 que busca regular la construcción de antenas de telecomunicaciones en Puerto Rico.

Regresa a la portada